Tierra S. O. S.

Tierra S. O. S.

Nuestra Tierra nos está dando un mensaje, y lo hace de la única forma que se puede comunicar con nosotros.

Estos son los mensajes que nos ha enviado únicamente durante el último año:

• 220 pérdidas humanas en el terremoto de 6.1 en las costas de Japón.
• 152 mil pérdidas humanas por desastres climáticos en Europa.
• Más de 225 fallecidos por el terremoto de México de magnitud 7.1.
• 23 mil personas evacuadas por inundaciones en Malasia.
• 587,000 hectáreas de bosque nativo completamente quemados por incendios forestales en Chile.
• Más de 150,000 millones de dólares en pérdidas por los últimos huracanes en Estados Unidos.
• 6 millones de personas evacuadas y más de 40 fallecidos por el paso del huracán “Irma”.
• Más de 50 movimientos telúricos sobre los 6 grados de la escala de Richter.
• 600 casas dañadas por el huracán “Max”, en México.
• 1,200 muertos y 41 millones de personas afectadas en India por la peor inundación registrada en el sur de Asia en años.
• 2 millones de muertes de niños anualmente por escasés de agua.
• En el año 2020, 135 millones de personas tendrán que abandonar sus tierras por la desertización.

¿No creen que la Tierra nos está pidiendo a gritos que la salvemos de su inevitable muerte?

Nos está pidiendo que dejemos de pensar en nuestros propios intereses, y que comencemos a agradecerle a través de nuestros actos, el permitirnos vivir en su maravillosa tierra.

No podemos lavarnos las manos, lo que está pasando también es nuestra responsabilidad. Hemos dejado de alimentarnos de la tierra para consumir plástico.

Lo más probable es que no tengamos una industria que bote desechos en un lago, que contamine el ambiente; sin embargo, todos podemos hacer algo. Aún estamos a tiempo de frenar el impacto.

Cambios tan simples como los siguientes pueden revertir en algo el daño que los seres humanos le hemos causado a nuestro mundo.

  • No tirar basura en la calle
  • Apagar las luces que no estés usando
  • Reutilizar papeles, e intentar imprimir lo menos posible
  • No bañarse por más de 15 minutos
  • No pedir bolsas plásticas, utilizar bolsas de tela
  • Compartir auto con los vecinos o amigos
  • Plantar un árbol, y por qué no más, ¡plantar muchos!
  • No quemar basura el 7 de diciembre
  • No comprar botellas desechables, utilizar pachones para agua.
  • Reciclar las botellas de plástico y donarlas
  • Cerrar la llave del agua cuando no la estés ocupando
  • Utilizar vidrio lo más posible
  • Preservar la naturaleza, cuidar las plantas y las flores
  • Utilizar productos biodegradables y ecológicos
  • No contaminar ríos, lagos y mares
  • Recoger la basura que otros botaron
  • Reducir, reciclar, reutilizar

Todas estas acciones nos pueden ayudar a combatir el calentamiento global, conservar nuestros recursos naturales, reducir la presión de los rellenos sanitarios, disminuir la contaminación, salvar más árboles, lagos, ríos y mares. Pero, sobre todo, salvar nuestro planeta, que es la herencia más preciada que le podemos dejar a las futuras generaciones.

No olvides enseñarle a tus hijos a cuidar el mundo, recuerda que ellos serán los que se quedarán en él y de ellos también dependerá el que sea un lugar hermoso y, sobre todo, habitable.

Salvemos el mundo, una persona a la vez.