¡Salgamos adelante!

"No estamos defendiendo a ningún político ni a ningún partido; lo que estamos haciendo los guatemaltecos (...) es defender nuestra Constitución, nuestra soberanía, nuestra bandera".

¡Salgamos adelante!

Lamentablemente, otra vez Thelma Aldana e Iván Velásquez han decidido escalar la guerra política civil en la que ya estamos desde hace más de tres años y presentar otros cuantos antejuicios espurios con poca o escasísima evidencia real o cierta. Estos dos funcionarios han escogido utilizar sus respectivas instituciones como armas políticas para avanzar su agenda política personal o la de sus verdaderos dueños (ambos responden única y exclusivamente al complejo MP-CICIG-embajadas), y que, por supuesto, no somos los guatemaltecos que con nuestros impuestos pagamos sus salarios y sus privilegios. Solo en el caso de la señora Aldana, gana más de Q750 mil al año en salario con todo y bonos y demás prebendas que, por supuesto, ella quiere obligar a otros a devolver, pero que no devuelve, y en el caso de Iván Velásquez, de la CICIG, 40 mil euros al mes, libres de impuestos, más una casa en la zona 14, carros blindados, guardaespaldas y demás, pero claro, él sí nos dice a los guatemaltecos que pagamos muy pocos impuestos y que ¡¡¡paguemos más!!!

Todo esto lo hacen los ilustres señores a menos de una semana de haber perdido otro antejuicio espurio y político contra el presidente Morales en el Congreso y, casualmente, haber presentado un caso muy pobre de financiamiento electoral anónimo contra el presidente. Los dos fiscales del MP encargados de presentar el caso ante la comisión pesquisidora del Congreso (Curruchich y Schaad) tuvieron una pobrísima actuación en un caso que obviamente no estaba listo y que se presentó a rajatablas y a la carrera para vengarse del presidente por las justificadísimas quejas que presentó en la ONU sobre la gestión de Velásquez. Y, en esa que debió haber sido una presentación de lujo del MP si lo que querían era defenestrar a otro presidente de la República, no se presentó tampoco mayor evidencia ni investigación ni caso sólido alguno.

No estamos defendiendo a ningún político ni a ningún partido; lo que estamos haciendo los guatemaltecos que, arriesgando nuestro nombre, nuestra tranquilidad y hasta la tranquilidad de nuestras familias, con estas protestas pacíficas, con grupos notables como Guatemala Inmortal, la Liga Pro Patria y otros muchos, donde grupos ciudadanos, cívicos, empresariales, profesionales, artesanos, comerciantes de mercados, ganaderos y empresarios del campo y la ciudad, militares, civiles, veteranos de guerra y empresarios acosados y bajo ataque constante de la SAT y de los grupos violentos de choque de la extrema izquierda que invaden fincas y roban energía eléctrica en todo el país, gente de la costa sur, del oriente de la República, de la capital y del interior; lo que estamos haciendo es defender ¡¡¡nuestra Constitución, nuestra soberanía, nuestra bandera, nuestras instituciones y nuestra institucionalidad!!!

No somos los tontos, o rústicos, o corruptos, o criminales, o racistas o cualquier otro insulto, epíteto o improperio, que algunos malos guatemaltecos, que representan a una microminoría de extrema izquierda o socialismo fracasado, y que nos han querido llamar y siguen llamándonos, según ellos, para denigrarnos y desanimarnos o pararnos en nuestra lucha por la justicia, la libertad, la Constitución y la soberanía nacional. Un anuncio para ustedes, señores: Entre más nos denigren e insulten, más seguiremos luchando, nosotros estamos motivados por principios, por valores y por Dios, Nuestro Señor, el amor por la patria, la Constitución y la libertad. ¿Qué tienen ustedes para oponerse a esos valores? Odio, ira, mala educación, malos modales, profanación de los símbolos patrios, violencia y una ideología que representa y ha representado la muerte, la esclavitud y la destrucción de millones de seres humanos en todo el mundo. ¡¡¡Buena suerte en esa competencia!!!

Estamos completamente alertas y en conocimiento de la agenda que nos quieren imponer, de forma totalmente antidemocrática y sin el consentimiento de la inmensa mayoría de los guatemaltecos, algunas embajadas y algunos funcionarios “diplomáticos” arrogantes y abusivos, entre otros, el sistema completo de Naciones Unidas en Guatemala y las oenegés de izquierda y de extrema izquierda, nacionales y extranjeras (muchas de ellas violentas y corruptas como el CUC, Codeca, CCDA, CALAS, CALDH, Conic, etc.).

¡No vamos a parar, no nos van a intimidar, nuestros principios son justos y necesarios, creemos firmemente en la libertad y sabemos que Guatemala solo será libre si luchamos por esos principios!

Al aliado norteamericano, una vez más con educación y con respeto, pero con firmeza, le decimos y pedimos: Se debe expulsar a Iván Velásquez de Guatemala, se debe terminar la CICIG en el año 2019 y hay que cambiar de estrategia, solo con acuerdos bilaterales de cooperación militar, civil, de justicia, con el FBI, con el Departamento de Justicia, con el Departamento de Defensa y con la inteligencia militar y civil norteamericana, al igual que con los institutos de ciencias forenses y de criminología de aquel aliado natural de Guatemala, con capacitación y entrenamiento permanente. Solo así se podrán construir las instituciones que la inmensa mayoría de guatemaltecos reclamamos: Instituciones imparciales, científicas, motivadas por principios y por un culto a la ley, la legalidad y la Constitución, y no como armas políticas de agendas políticas “a la Hillary Clinton”, servidoras de ideologías fracasadas ¡¡¡en el mundo entero!!!

¡Guatemala, su Constitución, nuestra libertad, y nuestras instituciones son primero!