La correcta decisión de Trump

"Mucho bien le haría al presidente Morales en Guatemala darse cuenta que los pueblos y el mundo entero reaccionan y defienden a políticos que defienden y mantienen el interés nacional".

La correcta decisión de Trump

El presidente Trump de los EUA, ha cometido varios errores tanto en campaña como en su gestión que apenas lleva unos meses, sin embargo los aciertos que ha tenido también son muy encomiables en cuanto a su política exterior que demuestra que los EUA ya no seguirán presos de la comunidad internacional (así como nosotros lo estamos) sino que hará valer su interés nacional y ejercerá su poder para hacer crecer la economía norteamericana y con ello no perder su posición dominante y estratégica en el ámbito internacional.

Cabe remarcar, la prudente decisión de salirse de un convenio de "cambio climático" el llamado Acuerdo de Paris, que obligaba a los Estados Unidos a desembolsar 300 billones de dólares en diez años, para la creación de un fondo multilateral el llamado "Fondo Verde" para de forma estatal querer cambiar las inversiones en gas y petróleo, a fracasos estatales subsidiados por la administración Obama, como Solindra, o las quiebras Europeas de compañías de energía solar, igual de desastrosas, como en la España de Zapatero.

Imaginen ustedes qué nivel de entrega de los recursos de los contribuyentes norteamericanos, cuando los EUA se compromete a reducir sustancialmente su emisión de gases de CO2, y la India y la China los dos mayores "contaminantes" del mundo no se comprometen a nada y no tienen que invertir por décadas ni un solo centavo, mientras que los EUA tienen que invertir 300 billones de dólares en 10 años para crear "trabajos verdes" por supuesto de la mano de esquemas estatistas y no por libre mercado.

La verdad es que la libre empresa norteamericana, y la inversión PRIVADA de capital, es la que por ejemplo con tecnologías como el fracking, han permitido liberar billones de metros cúbicos de gas natural y de petróleo que antes no podían ser explotados, con lo cual las reservas de gas natural y de petróleo han aumentado sustancialmente en todo el mundo, el precio del gas y el petróleo ha bajado en todo el mundo y una estabilidad mundial en el precio de esos combustibles, aunado a que el gas natural contamina muchísimo menos y está ampliamente disponible en los mercados energéticos mundiales, ha permitido reducir por pura libre competencia la contaminación que los EUA generan.

La religión, y el esquema estatista del "cambio climático" y del "calentamiento global" cada vez se ve más atacada por ciencia y científicos independientes, que no dependen de los multimillonarios fondos de Naciones Unidas y de los gobiernos socialistas del mundo entero, volcados a atacar a las industrias energéticas de gas y petróleo, que han logrado no solo más eficiencia, menos contaminación y una revolución global en el mercado de energía mundial que hace que en este siglo veintiuno miles de millones de personas en todo el mundo salgan de la pobreza e ingresen a una clase media mundial, lo cual augura un crecimiento económico generalizado y la derrota de las ideas socialistas, intervencionistas y estatistas en todo el mundo.

Ojala y Trump no se equivoque con proteccionismo comercial, siga su plan de bajar los impuestos y salirse de todos los tratados internacionales que significan miles de millones de gasto del dinero de los contribuyentes norteamericanos, que es dinero que no tiene pues tienen una deuda estatal que se suma en trillones de dólares y los EUA deben como correctamente lo ha identificado el presidente Trump hacer crecer su economía, abrir los mercados globales a los bienes y servicios norteamericanos y negociar tratados de comercio multilaterales que beneficien el crecimiento de los EUA.

Mucho bien le haría al presidente Morales en Guatemala darse cuenta que los pueblos y el mundo entero reaccionan y defienden a políticos que defienden y mantienen el interés nacional y mandan a volar las agendas socialistas globales y que el mundo no se va a caer en pedazos si nos estados ponen como prioridad el crecimiento económico de sus propias economías y nacionales, antes que ninguna utopía global socialista o estatista fracasada.