Oportunidad para aprender

“La agenda legislativa ha estado en medio de una irracional y dañina polarización en torno a la aprobación de la reforma constitucional en materia de justicia”.

Oportunidad para aprender

La agenda legislativa ha estado en medio de una irracional y dañina polarización en torno a la aprobación de la reforma constitucional en materia de justica. Esto ha provocado que pasen desapercibidas algunas cosas interesantes que han sucedido esta semana, y que, a diferencia de esa polarización que no construye, estas acciones sí buscan consolidar e institucionalizar la dinámica en el Congreso.

Mucho se ha discutido sobre la necesidad de modernizar el actuar de los funcionarios públicos en todos los niveles de la administración pública, y el Congreso no escapa a ello. Se ha insistido en impulsar la carrera legislativa, fortalecer las capacidades de investigación y generación de propuesta, fundamentada en evidencia y no en ocurrencias, y elevar el nivel del debate legislativo a través de la formulación de agendas prioritarias, no solo del Congreso, sino de todos los partidos que tienen representación.

Esta semana tuvimos la visita oficial de la Comisión Bipartidista para la Democracia (The House Democracy Partneship, HDP, por sus siglas en inglés) y los objetivos de esa comisión van en la línea de lo expresado con anterioridad. Esta comisión, que está integrada por 20 miembros de la Cámara de Representantes del Congreso de los Estados Unidos, de los partidos Republicano y Demócrata, trabajan directamente con los órganos legislativos de 17 países alrededor de todo el mundo. Guatemala tiene la oportunidad de ser el cuarto país de América en subirse al proyecto si se aprueba el convenio de cooperación.

El propósito de la Comisión Bipartidista es apoyar al desarrollo de instituciones legislativas efectivas, independientes y receptivas. El programa está orientado a proporcionar asistencia técnica a los parlamentos y/o congresos asociados, enfocándose en fortalecer los procesos de rendición de cuentas, la transparencia, la independencia legislativa y la fiscalización gubernamental a parlamentos miembros en el extranjero. Igualmente, la Comisión Bipartidista se encarga de presentar recomendaciones a la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) respecto a la necesidad de proveer asistencia material a los parlamentos y/o congresos miembros con el fin de mejorar su capacidad de eficiencia y transparencia. En este contexto, el Instituto Republicano Internacional (IRI) y el Instituto Nacional Demócrata para los Asuntos Internacionales (NDI) son las instituciones socias en el proceso de implementación de los programas.

El contexto político de la agenda legislativa que hemos estado viviendo es evidencia contundente de la necesidad de promover cambios, y aprovechar las reformas aprobadas el año pasado a la Ley Orgánica del Organismo Legislativo (LOOL) para modernizar, transparentar y mejorar el trabajo en el Congreso.

Por ello, la visita de esta comisión bipartidaria contribuye a mejorar la gestión y el desarrollo de una agenda legislativa desde el gobierno, los partidos políticos (de la oposición, el oficialismo y las minorías). Mucha falta hace en el Congreso un debate legislativo serio, fundado en proyectos políticos y visión de país, y no la discusión llena de prejuicios, desinformación y mala intención que ha primado en el debate. Aprovechemos la oportunidad para conocer experiencias de países con partidos más institucionalizados. ¿Qué opina usted?