Paola Rivano: “Invitado ideal”

Paola Rivano: “Invitado ideal”

Todos hemos cometido errores garrafales a la hora de comportarnos cuando somos invitados a una casa ajena. Comportamientos desubicados, o de mala educación, o de mal gusto, o desagradables, o que molestan, o simplemente que no hablan bien de nosotros.

Después de haber hablado con algunas de las personas más exquisitas en modales que conozco, y sumar algunas que me trauman personalmente, quise hacer una lista de todos los comportamientos desagradables, que impactan directamente en la decisión del anfitrión de volvernos a invitar a su casa.

Esto es lo que NO tienes que hacer:

  1. Confirmar a última hora o llegar tarde. Si tuviste algún contratiempo, avisa que llegarás tarde para que comiencen sin ti.
  2. No preguntar al anfitrión: ¿Necesitas que lleve algo? o ¿qué te llevo?
  3. Invitar a más gente sin avisar o pedir permiso primero.
  4. Llegar con las manos vacías (Aunque te hayan dicho que no necesitan nada, unas galletas o una botella de vino siempre son bien recibidas)
  5. Llevar cosas para compartir con los invitados, y al terminar la cena, llevártelas si no se consumen. “Lo que llevas no te lo llevas”.
  6. No ofrecer ayuda a los anfitriones cuando los ves atareados (quién no ama a quien te ayuda a recoger los platos de la mesa).
  7. Insistir con la ayuda. Si el anfitrión te insistió en que no lo hagas, haz caso.
  8. “Olvidar” el regalo de cumpleaños. Lo correcto es llevar el regalo al cumpleañero, y en este caso no es tan necesario llevar algo más.
  9. Hablar hasta por los codos. Por mucha confianza que haya, siempre deja espacio para que el resto de invitados se expresen.
  10. Hablar de política, de religión o de temas controversiales que las opiniones sobre los mismos puede afectar las relaciones.

  11. Decir palabras soeces, hacer comentarios asquerosos, o con connotación sexual, menos delante de menores de edad o adultos mayores.
  12. Hacer ruidos desagradables con la nariz, garganta o boca. No quiero ser tan específica, ya que hasta mencionarlo es asqueroso.
  13. Comer antes que todos estén servidos. Espera a que todos tengan su plato y que el anfitrión los invite a comer.
  14. Ser un mañoso para comer. Si no te gusta algo y tienes la confianza, mejor dilo al aceptar la invitación. Igual funciona para las alergias alimenticias.
  15. Comer demasiado rápido o comer demasiado lento. Intenta comer lo más parecido al ritmo de los demás.
  16. Cucharear la comida. Si el arroz está en medio de la mesa y quieres servirte más, sírvete en tu plato, no en tu boca.
  17. Llegar solo a comer o irte en el mejor momento de la cena. Si puedes, espera al menos una media hora después de servido el postre.
  18. Invitado a dormir desordenado. Mantén tus pertenencias prolijamente ordenadas, y haz la cama si te quedaste a dormir.
  19. Irte de la casa sin agradecer por la hospitalidad, comida y compañía a los anfitriones.
  20. No invitar de vuelta. Las invitaciones son en doble vía. ¿quieres ser invitado? ¡Comienza por invitar!

Si quieres ser el invitado ideal, al que todos quieren invitar por sus excelentes modales y educación, comienza por abstente de hacer estas 20 desagradables acciones cuando estés en casa ajena. ¿Tienes algún otro comportamiento de tus invitados que te vuelva loco? ¡Compártelo!