Giovanni Fratti: "El interés nacional"

Giovanni Fratti:

La política nacional debe desarrollar una agenda nacional, una política guatemalteca de seguridad nacional, especialmente para el control efectivo por las fuerzas del Estado y su autoridad legítima sobre el territorio nacional en las fronteras por mares y espacio aéreo y a lo interno se debe moderar y aplacar la grosera intervención extranjera en asuntos internos e instituciones de justicia, el Organismo Judicial y aparatos de persecución penal como el MP.

La articulación de una política y agenda que articule el interés nacional, que tenga como componente más importante la seguridad física de los ciudadanos, el combate de la corrupción política, desde los alcaldes hasta las más altas esferas de los tres poderes del Estado, debería ser la primera prioridad de una política de interés nacional guatemalteco.

Con la misma prioridad debe articularse una política de crecimiento económico generalizado de todos los sectores de la economía, que aunado a una política de seguridad ciudadana implemente una política de protección de todas las inversiones en el país sin importar su tamaño ni si son nacionales o extranjeras.

La única salida viable del país es el combate y el desplazamiento o inclusive la expulsión del territorio nacional de cualquier agencia de cooperación extranjera o ciudadano extranjero que opere dentro del país fomentando la violencia, el bloqueo de carreteras, el ataque a las inversiones privadas legales (ya sea directamente o a través de la utilización y fondeo de ONG locales de extrema izquierda, que utilizan un discurso de derechos humanos o un discurso racial indigenista o feminismo extremista y pro aborto, muchas de las cuales aglutinan a ex guerrilleros y simpatizantes de las guerrillas marxistas y asesinas de la segunda mitad del siglo XX guatemalteco) y demás emprendimientos legítimos en el país y el entrometimiento en asuntos internos especialmente en política o legislación nacional.

Esta política debe reorientar la cooperación internacional en el país, para que sea eso cooperación y no una toma de instituciones nacionales o en su caso la instrumentalización de esas instituciones guatemaltecas para forzar una agenda política ideológica extranjera, como por ejemplo el intento de destrucción de la constitución que con aberraciones como el consejo nacional de justicia o el derecho racista para dividir a los ciudadanos, que en la forma más irresponsable el presidente de la república junto con algunos diputados totalmente irresponsables e irrespetuosos de las más básicas garantías constitucionales que dicha reforma viola flagrantemente quieren forzar, aun sabiendo que es solo una agenda extranjera apoyada por embajadores insolentes y ONG de extrema izquierda aliadas de políticos fracasados en sus propios países de origen. A los varios diputados como el licenciado Linares Beltranena y otros que con dignidad, a pesar del dolor quizá mas grande que un hombre pueda sentir en toda su vida, siguen luchando de pie y firmes contra esta grosera ilegal e inconstitucional intervención extranjera.

“La articulación de una política y agenda que articule el interés nacional, que tenga como componente más importante la seguridad de los ciudadanos”.

“La única salida viable del país es el combate y el desplazamiento o inclusive la expulsión del territorio nacional de cualquier agencia de cooperación extranjera”.