A prepararnos a futuro

Por fin llegó el verano. Con este las flores y los colores de la Semana Santa. Seguido de una época que no ha sido nada fácil para los guatemaltecos, ni para el mundo, con un panorama complicado.

La semana pasada vivimos duros acontecimientos en Guatemala. Hay mucha frustración. En los medios de comunicación y en las redes se perciben sentimientos de tristeza, odio, rabia y crítica. Gota a gota se va llenando el cántaro, y al no tener respuestas a tantos problemas ni tener rumbo puede haber un desborde.

Buena acción la de los policías en coordinación con el Ministerio de Gobernación y el Ministerio Público al recapturar a Andy Santana García, delincuente que se había fugado desde hace aproximadamente cinco meses de Fraijanes I. “Andy”, un peligroso marero que dirigía una red criminal. También se detuvieron 49 pandilleros y se desarticuló la estructura denominada “Los Imitadores”. Esto da un poco de tranquilidad, ya que durante varias semanas se mantuvo una tensión muy grande entre las autoridades y los pandilleros.

Se ventiló el caso del Hogar Seguro Virgen de la Asunción. Seguimos día a día el caso en tribunales. Duele cada paso que revela el relato. Duele, pues se confirma la triste realidad que viven muchos niños y adolecentes al no tener una familia que los proteja y guíe. Duele revelar la pésima respuesta de los servicios públicos hacia los más necesitados. Duele que estamos lejos de motivarnos a realizar una profunda reflexión hacia la construcción y el perdón, al sacar el peor y más destructor espíritu revanchista, contra cualquier funcionario, sin conocer los hechos y mucho menos estar dispuestos a dar y participar en una solución. Duele que lamentablemente apelamos a la venganza en olvido de la justicia. Duele aún más saber que vendrán otras tragedias y que no podremos hacer nada por detenerlas. ¡Duele!

Y el viernes sí que fue de dolores, los estudiantes de la USAC se encargaron de restregarnos los enormes desafíos que tiene el país con su desfile bufo, más los allanamientos a medios de comunicación y el descaro de varios sindicalistas del sector público reclamando su bono “pescado”, vacacional de Semana Santa.

La situación en otros países y del mundo se complicaron más la semana pasada. Preocupa Ecuador, cuyas elecciones a presidente no fueron aceptados por todos. Se cuestiona que realmente haya ganado el candidato oficial Lenín Moreno a su adversario Guillermo Lasso. La sociedad y la armada están exigiendo un conteo acta por acta, ya que según el partido no coinciden con los datos del Consejo Nacional Electoral.

Venezuela sigue en un gran conflicto. Después de dar marcha atrás al golpe de Estado y volver a retornar las atribuciones constitucionales a la Asamblea Nacional, sus habitantes exigen la renuncia de los miembros del Tribunal Supremo de Justicia y llevar a cabo elecciones. Llevan días de estar en la calle protestando. Lo más insólito sucedió hace pocos días, cuando un contralor sancionó a Henrique Capriles por irregularidades administrativas encontradas cuando fue gobernador del estado de Miranda (2011-2013). Esto le impide a ejercer cargos públicos durante 15 años, por lo tanto no podrá ser de nuevo candidato a la presidencia.

Luego fuimos sorprendidos por el lanzamiento de 59 misiles estadounidenses contra una base aérea en Siria el jueves 6, en respuesta a un ataque químico con gas tóxico el martes pasado, que dejó 86 muertos, entre ellos 30 niños. Los expertos señalan que esta acción puede abrir un conflicto con Rusia, que apoya el régimen actual de Siria de Bachar El Asad. Sin embargo, también se toma como una advertencia a Corea del Norte por su amenaza con desarrollar armas nucleares y a Irán por las provocaciones de su armada.

Toda acción tiene reacción. Definitivamente vendrán tiempos difíciles para Guatemala, Ecuador, Venezuela y el mundo entero. Tenemos que prepararnos a futuro.

Esta semana descanse. Utilice su tiempo libre para estar con su familia, reflexionar y, si es devoto, rece por Guatemala y el mundo entero. Para muchos es tiempo de duelo al conmemorar la pasión y muerte de Cristo, para otros es época de vacacionar, ir a la playa y disfrutar. Al final lo que interesa es que invierta este tiempo en algo que le guste y lo haga mejor persona. Que la pase bien. ¡A cargar pilas!