¡Que nada va a cambiar: MENTIRA!

¡Que nada va a cambiar: MENTIRA!

 

“El nombramiento de varios cargos al Ejecutivo de Trump de empresarios favorables a reducir sustancialmente la intervención del gobierno en la economía con regulaciones moratorias y prohibiciones y el nombramiento de generales a puestos claves como el Departamento de Defensa y en Homeland Security, entre ellos los generales Kelly y Mattis, ambos marines de muchísima experiencia y de línea dura anti Obama”

En medios nacionales y editoriales se le ha venido suministrando una mentira a la población con respecto a la política exterior de los EE. UU. y sus repercusiones en Guatemala.

Imaginen la increíble arrogancia de los columnistas activistas y demás lacayos de la izquierda demócrata: primero quieren negar la legitimidad de la inmensa victoria de Trump con más de 300 votos en el colegio electoral, diciendo que fueron hackers rusos los que filtraron la información del partido demócrata sin presentar una coma de evidencia al respecto.

Segundo, Rex Tillersen, el nuevo nominado para Secretario de Estado, es CEO y un ejecutivo del más alto nivel en Exxon Mobil, la petrolera privada más grande del mundo, es un republicano cristiano evangélico y texano, que a través de los años ha donado de su propio dinero más de 400 mil dólares al partido republicano y nunca ha donado ni un centavo a los demócratas en toda su vida. ¿Quisiera la izquierda tropical bananera y oenegera alguna muestra más clara que eso?

Además, el nombramiento de varios cargos al Ejecutivo de Trump de empresarios favorables a reducir sustancialmente la intervención del gobierno en la economía con regulaciones moratorias y prohibiciones y el nombramiento de generales a puestos claves como el Departamento de Defensa y en Homeland Security, entre ellos los generales Kelly y Mattis, ambos marines de muchísima experiencia y de línea dura anti Obama y contra la agenda socialista como el calentamiento global y el apaciguamiento con la China, Irán e Isis y los terroristas islámicos.

No podrían ser más claras las señales que el presidente electo Trump está mandando a su nación y al mundo entero con estos nombramientos, como dicen los norteamericanos: personnel IS policy.

En nuestro país, por supuesto, las ONG de izquierda que han vivido durante los últimos ocho años del dinero de USAID y ONG y gobiernos europeos serán severamente limitadas y sus ingresos todavía más recortados o anulados, pues la línea republicana de derecha es la que ha sido reforzada con los nombramientos en el nuevo gabinete y en el estamento de seguridad nacional norteamericano. 

Además, hay que recordar que los demócratas en estos años han perdido al menos 12 asientos en el Senado (donde están en minoría) y están igualmente en minoría en el Congreso, con lo cual la agenda de derecha y en pro del crecimiento económico seguirá con relativa facilidad su camino en la política y la legislación, con ello el plan para la prosperidad, una agenda del vicepresidente Biden derrotado junto con su partido puede ser recortada, modificada o incluso anulada por un Congreso controlado por conservadores y hombres de negocios en el Ejecutivo que ven el endeudamiento masivo como un riesgo para la seguridad nacional norteamericana.

Así que para los editorialistas, columnistas y demás oenegeros de la izquierda demócrata derrotada masivamente en Washington: ¡TODO HA CAMBIADO!