OPINIÓN. Asalto al país

OPINIÓN. Asalto al país

El jueves fuimos sorprendidos por la investigación presentada por el Ministerio Público (MP) y la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) donde se descubrió la existencia y, en principio, el desmantelamiento de la estructura llamada “La Línea”, dedicada a la defraudación aduanera y el contrabando.

Según se informó, esta banda criminal era dirigida por el secretario privado de la vicepresidencia, donde participaban empleados públicos, especialmente de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) — desde los altos cargos (dos ex superintendentes), el secretario general del sindicato, vistas aduaneros–, apoyada por una estructura externa, entre ellos un presidente de un medio de comunicación escrito y un contrabandista de muchos años atrás (de la época de los noventa). Según el mandatario de la República, el Gobierno le solicitó a la CICIG las investigaciones.

Las pesquisas iniciaron en mayo del año pasado, debido a la sospecha de que un grupo de importadores estaba involucrado en acciones de contrabando, relacionadas con una red de tramitadores aduaneros para evadir el pago real de impuestos. Acorde a un comunicado de la CICIG a algunos importadores se les daba un número telefónico de “La Línea”, estos se comunicaban y luego le hacían el pago directo a la estructura, sin que el fisco recibiera recursos. Los funcionarios involucrados decidían la cantidad a cobrar, determinaban la política de recaudación aduanera y hasta la colocación de los altos funcionarios de la SAT.

El cobro era entre Q20 Reflexión “La dificultad que afronta el Partido Patriota es seria. Están a unos días de celebrar su asamblea y designar a sus candidatos para la próxima elección, peroantelosdistintos desafíos internos, Alejandro Sinibaldi renunció a su precandidatura a la presidencia”. Mil y Q100 mil por permitir el ingreso de contenedores sin pagar los impuestos correspondientes. Se señaló que un miembro de la red podía llegar a obtener hasta Q2.5 millones semanales.

En el marco de la investigación hay más de130 empresasyseles dio seguimiento a 500 contenedores. Impresiona positivamente la investigación llevada a cabo. Se siguió y vigiló a los integrantes de la estructura por varios meses; se realizaron 66 mil sesiones de interceptación telefónica, seis mil comunicaciones electrónicas, y el cotejo y el análisis de documentos por expertos financieros. Se emitieron 45 órdenes de captura, ejecutada aproximadamente la mitad. Durante las primeras audiencias ante el juzgado se presentaron unas escuchas, las cuales se referían a “la Señora”, “el Presidente”, entre otros, como dirigentes – personas aún no develadas–.

Debido a las elucubraciones será muy importante identificarlas lo más pronto posible. Según han informado ya se destituyó al Secretario, mientras se comentaba que el MP tramitaba ante el juzgado una orden de captura internacional en su contra al no saber dónde se encuentra. La dificultad que afronta el Partido Patriota es seria. Están a unos días de celebrar su asamblea y designar a sus candidatos para la próxima elección, pero, ante los distintos desafíos internos, Alejandro Sinibaldi renunció a su precandidatura a la presidencia. Aparentemente seguirá en la contienda, pero lo hará con otro partido. Sabemos que para ganar una elección se requiere un aspirante conocido, un partido fuerte y recursos abundantes.

Este asalto no solo fue a la SAT, sino también al partido, al Gobierno y al país. Estaremos pendientes de los múltiples acontecimientos que se presentarán durante la semana y, en especial, que la Vicepresidenta aclare la situación. ¿Qué opina de las mafias? ¿Qué pasará en la contienda política? ¿Qué le preguntaría a la vicemandataria?