¿Se va o se queda?

“ASIES considera conveniente extender un año más el mandato de la CICIG y que sea el próximo gobierno quien determine la continuidad de la comisión en el país, y que durante este tiempo, el trabajo de a CICIG se enfoque en los objetivos de su mandato y los resultados que se esperan”.

¿Se va o se queda?

En los últimos días ha subido de tono la discusión sobre si la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala –CICIG– termina su mandato este año y se va del país, o como ha sucedido anteriormente, el gobierno solicita una ampliación del mandato y se queda por más tiempo.
Sin duda, esta decisión será una de las más difíciles que tendrá que tomar el Presidente este año. Son muchos los factores que están alrededor de esa decisión, así como fuertes los intereses que estarán tanto a favor como en contra de que se quede. De igual manera, son fuertes las críticas y los apoyos que la comisión recibe al evaluar los resultados de los procesos en los que se ha involucrado.
En este contexto, la Asociación de Investigación y Estudios Sociales –Asíes– presentó a la opinión pública su posición respecto de si debe continuar la CICIG. El comunicado que publicó en varios medios de comunicación recoge importantes elementos que me gustaría destacar.
En principio, Asíes reafirma la urgencia de reformar la Constitución Política de la República, específicamente en materia de justicia. Hace ya casi cuatro años, Asíes en conjunto con la Universidad de San Carlos y la Universidad Rafael Landívar elaboró y le entregó al Congreso de la República una propuesta de reformas constitucionales, orientadas a fortalecer y garantizar la independencia ética y profesional del Organismo Judicial y del Estado democrático de Derecho.
De igual manera, Asíes manifiesta su preocupación por el deterioro del proceso de Comisiones de Postulación, el cual dificulta su óptimo funcionamiento en términos de garantizar plenamente la idoneidad, independencia e imparcialidad de los funcionarios electos para integrar las más altas Cortes del país.
Asíes considera conveniente extender un año más el mandato de la CICIG y que sea el próximo gobierno quien determine la continuidad de la comisión en el país, y que durante este tiempo, el trabajo de la CICIG se enfoque en los objetivos de su mandato y los resultados que se esperan.
Desde mi perspectiva, la CICIG deberá enfocar sus esfuerzos en dos sentidos. El primero está relacionado con desarticular los cuerpos ilegales de seguridad y aparatos clandestinos, que se han convertido en estructuras de crimen organizado que debilitan el Estado, alimentando la corrupción a todo nivel, aprovechándose de las instituciones públicas y de sus fondos para generar inmensas ganancias con toda impunidad.
Por otro lado, la CICIG deberá trasladar y fortalecer las capacidades de las instituciones del sector justicia para que sean ellas las que, luego de la salida de la CICIG, combatan de manera efectiva al crimen organizado.
El gobierno ha creado una comisión para evaluar el trabajo de la CICIG y, con base en las recomendaciones de esta comisión, tomará la decisión final. La continuidad de la comisión sin duda generará una fuerte discusión y polarización en la opinión pública. Yo creo que la CICIG debe continuar. ¿Qué opina usted?