Pastor Cash Luna

El poder de las conversaciones

Cash Luna. Pastor de la Iglesia Casa de Dios Cash Luna. Pastor de la Iglesia Casa de Dios

“Busca conversar con quienes te edifican y ofrecen palabras de bien”

Nuestras costumbres están directamente relacionadas con las conversaciones en las que intervenimos. Lo que conversamos puede ayudarnos a alcanzar una buena vida o puede hundirnos.

Sabemos que una costumbre implica carácter, hábitos y modales que pueden corromperse si no tenemos cuidado con lo que hablamos y con quién hablamos, ya que conversar significa acompañar, habitar juntos, lo que va más allá de un simple cruce de palabras.

Así que conversar es permitir que alguien ejerza una influencia poderosa sobre nosotros. ¿A quién le daremos ese privilegio?

En la Biblia vemos que Pedro caminó sobre el agua gracias a la conversación que tuvo con Jesús.

Si se queda escuchando a los discípulos, no se mueve, espera a que Jesús llegue y no descubre lo que era capaz de hacer.

Debemos hablar con quien nos enseñe a caminar en fe. Conversemos con quienes nos impulsan a lograr proezas, no con quienes nos contagian su temor.

Busquemos conversaciones correctas con personas correctas, ya que un mal consejo puede destruirnos. Los alcohólicos probaron el licor gracias a un amigo que les dijo: “Solo tomate un traguito”. Nadie dice: “Quiero ser alcohólico, morir de cirrosis y destruir a mi familia”.

Aun las conversaciones con nosotros mismos pueden ser inconvenientes si no están fundamentadas en valores y en las enseñanzas del Señor.

Si nuestra actitud es negativa, somos el último consejero al que debemos acudir, porque generalmente nos persuadimos de lo que no debemos.

Cuando queremos comprar algo: “Esto sí lo necesito, es difícil de encontrar, el que tengo está gastado y es una buena oferta”. Antes de hacer algo conversa con Dios. Lee la Biblia.

En los libros de Proverbios y Eclesiastés encontrarás consejos prácticos para todos los aspectos de la vida.

Porque ¡quién mejor que el Señor para guiarnos! Nuestro Padre nos ama, quiere darnos paz, gozo, perdón y bendición. No hay nada mejor que acercarnos a Él, hablarle y escucharlo. ¿Con quién conversas? ¿Tus amigos podrían convencerte de caminar sobre el agua o te llenan de temor? ¿Cuál es el diálogo que sostienes contigo mismo?

No evadas la plática con alguien que puede compartirte sabiduría. Conversa con quienes te aman de verdad, sus palabras pueden cambiar tu vida para bien. Haz el propósito de que tus conversaciones sean positivas y con personas que te hagan caminar en fe, que te ayuden a ser cada vez mejor.

Más detalles:

www.cashluna.org

Twitter: @PastorCashLuna