Injustificado incremento en las tarifas portuarias

Jean Paul Brichaux, presidente consejo de usuarios del transporte internacional de Guatemala.

Por Publinews

pv_panel

Los puertos marítimos juegan un rol muy importante para el comercio internacional de Guatemala, pues son los puntos de llegada y salida de la mayor parte de los bienes que consumimos o producimos en el país. Sin embargo, Santo Tomás y Puerto Quetzal, por años, han estado funcionando con la misma infraestructura con la que se construyeron, a pesar de que la cantidad y el tamaño de los buques se ha incrementado para satisfacer las demandas del mercado. De hecho, una firma chilena de consultoría realizó recientemente un estudio sobre Puerto Quetzal, evidenciando que su capacidad de atención ya fue rebasada; mientras tanto, el Puerto Santo Tomás comienza a dar señales de congestionamiento. El tiempo es oro y en el tema portuario esto es literal.

Contrario a lo esperado, en octubre se publicaron incrementos en las tarifas portuarias, al mismo tiempo que el gobierno comenzó a hablar de estabilidad de precios, lo cual es contradictorio, pues un incremento de este tipo siempre impacta en el bolsillo de los guatemaltecos. Además, surge el cuestionamiento de hacia dónde irá ese incremento. ¿Cuánto le queda al puerto? ¿Cuánto es para terceros? Si la intención es la modernización de los puertos, definitivamente con el incremento no alcanza. Si los puertos son empresas económicamente saludables, logrando repartir millonarias utilidades año con año ¿por qué no se han invertido estas utilidades en su crecimiento? ¿Qué garantías hay de un adecuado uso de los ingresos y su correcta administración? El estudio revela que Puerto Quetzal ya era 25 por ciento más caro que los puertos similares de la región.

Es evidente que los puertos necesitan inversión, pero un incremento sin justificación técnica no es el camino para lograr su mejora. Es necesario hacer una evaluación técnica integral y profunda de los ingresos y egresos de los puertos, sus costos, fines, su rol en la competitividad, entre otros, que permita establecer las líneas básicas bajo las cuales se debe de partir para el uso óptimo de los recursos del puerto y el nivel que esperamos que estos puedan llegar a tener en un futuro cercano.