Seguridad vial: "Responsabilidad de todos"

Edgar Méndez Morales, Jefe del Departamento de Tránsito de la Policía Nacional Civil Correo: transitocomunicacionsocialpnc@gmail.com

pv_panelTradicionalmente, el tránsito y la seguridad vial han sido percibidos en Guatemala como un asunto normativo y coercitivo, reducido a regulaciones, obligatoriedad de disponer de licencia de conducir o pagar multas por infracciones. En ese enfoque, el Estado es el único obligado a imponer unilateralmente el cumplimiento de las regulaciones y la población tiene que cumplir.

Desde 2013, el Departamento de Tránsito de la PNC impulsa un nuevo paradigma: la seguridad vial es un medio para proteger y salvar vidas. No es para menos cuando, del total de muertes violentas por año, 25 por ciento se debe a hechos de tránsito.

Este nuevo paradigma, de carácter humanista, está enfocado en la protección y salvación de vidas humanas. Esto está por encima de condiciones económicas, sociales, étnicas, confesiones religiosas o preferencias políticas o ideológicas. Una vida es una vida y su valor es supremo.

En esta visión, cada persona, institución y sector, sea público o privado, es corresponsable tanto de sus actos en la seguridad vial como en la protección de la vida de otras personas. Ya no es solo el Estado el encargado de la gestión, sino también la ciudadanía.

La educación vial se convierte en el principal instrumento a desarrollar, y debe estar orientada a llevar el mensaje de manera diferenciada a los diferentes públicos, ya que todos somos actores de vialidad, sea como conductores de algún vehículo, como pasajeros o como peatones. La educación vial será así el principal instrumento de la seguridad vial preventiva.

Hacer de la ciudadanía el principal sujeto de la seguridad les dará un sentido distinto a la señalización, al control técnico vehicular, a los operativos e incluso al cumplimiento de las normas, porque ya deberán implementarse por convicción y no solo por aplicación del poder coercitivo del Estado.

La seguridad vial es responsabilidad de todos los guatemaltecos, por lo que es necesario crear una cultura de protección en la que tanto peatones, conductores como todo usuario de la vía publica pueda conducir de manera correcta y responsable.

Nuestra misión es velar por el cumplimiento de la misma, para lograrlo es necesario el compromiso de la sociedad guatemalteca, particularmente la participación de los medios de comunicación, que a través de ellos es posible informar, educar y, sobre todo, escuchar a la ciudadanía para llevar adelante esta causa humanista que nos debe unificar como país.