¿Y el financiamiento a los partidos políticos?

¿Y el financiamiento a los partidos políticos?

Por Publinews

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) levantó la suspensión temporal a los 11 partidos políticos que había sancionado por realizar campaña anticipada e incumplir disposiciones contempladas en la Ley Electoral y de Partidos Políticos (LEPP).
El TSE mostró con la suspensión, a pesar de la debilidad jurídica de la resolución, una cara distinta y voluntad política para realizar una gestión diferente a la realizada por anteriores tribunales que no mostraron mucho interés por detener, durante su periodo, la campaña anticipada.
La suspensión sentó un precedente y marcó la tendencia que el tribunal debería afianzar. Fue una llamada de atención que provocó, desde mi perspectiva, efectos positivos. La precampaña anticipada de los partidos disminuyó significativamente.
La decisión de levantar la suspensión generó bastante polémica. Entra en un contexto político influido por las acciones y los movimientos preparatorios de los partidos de cara al próximo proceso electoral. Varios partidos están presentando prematuramente a sus precandidatos y realizando actividades para aceitar y fortalecer sus estructuras partidarias.
Las organizaciones políticas no tienen la cancha abierta para realizar precampaña electoral. Los partidos podrán realizar actividades que estén orientadas a dar a conocer su nombre, impulsar procesos de afiliación al partido, así como de formación política a sus cuadros partidarios, y de esta manera consolidarse institucionalmente.
Los partidos tienen prohibido realizar actividades que promocionen a candidatos a elección pública. Esto lo podrán hacer a partir de que se convoque oficialmente a las elecciones. El TSE deberá sancionar a los partidos que incurran irresponsablemente en este tipo de actividades.
Las acciones para detener la campaña anticipada deben complementarse con medida que permitan determinar y transparentar el financiamiento a los partidos políticos. El financiamiento privado es una de las zonas más oscuras del sistema de partidos políticos. Es opaco, nebuloso, y el TSE ha mostrado serias dificultades para fiscalizarlo. La evidencia muestra que los partidos necesitan millonarios aportes para realizar sus actividades.
Hay muchas preguntas sobre el financiamiento a los partidos que necesitan responderse, por el bien del sistema democrático en el país. Lamentablemente estas preguntas quedan sin respuesta y en muchos casos fuera de la discusión. Es sano para el sistema político que los partidos transparenten el origen de los recursos que están utilizando para financiar sus actividades. El principal problema con el modelo de financiamiento en Guatemala es que los partidos políticos pierden autonomía e independencia frente a sus financistas, quienes luego condicionan la agenda pública y las decisiones de los funcionarios, en búsqueda de beneficios particulares, desplazando el interés general y el bien común. El problema no es que el origen del financiamiento sea privado, sino la falta de transparencia y la debilidad del TSE para fiscalizarlo. El proceso electoral está a la vuelta de la esquina. Es en ese momento en donde el gasto de los partidos se dispara exponencialmente y desfilan en el escenario las millonarias campañas políticas de los partidos. Por ello, es doblemente importante que pongamos más atención al control y la fiscalización del financiamiento partidario, especialmente el privado.