Luis Felipe Valenzuela

De lo legal a lo moral y algo irrelevante

Escritor,  periodista y director general de Emisoras Unidas 89.7 @lfvalenzuela Escritor, periodista y director general de Emisoras Unidas 89.7 @lfvalenzuela

1. De lo legal a lo moral

No hay que irse por las ramas. Si Manuel Baldizón va a ser el candidato de Líder, renunciar al partido es una burla a la ley. Porque lo único legal de aquí al 2 de mayo de 2015 es convocar a la afiliación. Y si la figura más prominente de un grupo político hace exactamente lo contrario, ¿con qué solvencia puede pedir que más gente se sume a su entidad partidaria? No hay manera de aceptar esto, por más legal que sea. Porque no es moral.

Baldizón puede expresarse como ciudadano e ir, de puerta en puerta, dándose a conocer. Y eso, por el estilo jovial de su personalidad, hasta podría traerle resultados. Pero no debería armar concentraciones públicas. Ni aparecer en vallas. Ni promoverse en los medios. Lo cual es válido para él y para todos los que buscan ganar las próximas elecciones. Y en el caso de Alejandro Sinibaldi, si su intención es ser aspirante presidencial del oficialismo, tal y como lo ha admitido de manera pública, no veo inapropiado que siga siendo ministro, pero considero incorrecto que inaugure obras con actos que exalten su figura y que, con dinero del Gobierno, se promocionen sus logros como titular de la cartera.

Es cierto que mientras no sea proclamado por la asamblea del partido oficial, no es el candidato. Como cierto es también que, adentro del Partido Patriota, las pugnas abundan, y que no sería raro que Sinibaldi terminara postulándose con otro vehículo electoral. Lo triste es que el debate gire alrededor de si pueden o no seguir haciendo campaña anticipada los que aparecen en los primeros lugares de las encuestas, he de decir, con números más bien precarios a estas alturas.

Por otro lado, quisiera saber qué opina Sandra Torres tanto del inminente fraude de ley de Baldizón, muy similar a su divorcio, así como del tan señalado aprovechamiento de recursos del Estado para impulsar una supuesta candidatura por parte de Sinibaldi, como ocurrió en su caso durante la pasada administración. Ella ya no es la misma que cuando fungía como primera dama, así que no veo imposible que hable al respecto. En dos platos, ansío oír a estos tres políticos debatiendo con ideas de verdad, y no con demagogia ni con argumentos sacados de la manga. Solo así podríamos saber quién de los tres es el menos malo, o bien, siendo optimista, si entre ellos hay alguien que realmente da la talla para hacerse cargo de la presidencia.

2. Algo irrelevante

Si un escritor con el recorrido empresarial de “Paco” Pérez de Antón pensara que me enriquezco haciéndole favores al Gobierno, me preocuparía. O si lo creyera un Edgar Heinemann. O una Fanny de Estrada. O un Carmelo Torrebiarte. O un Roberto Gutiérrez. O una Connie de Paiz. Si gente de esa categoría dudara de mí, entonces me perturbaría. Pero que lo haga en su columna César A. García E. debería de ser motivo de fiesta. De hecho, lo es.

Sin embargo, como lo que escribe ofende mi nombre, no puedo quedarme callado. Es más, si solo hubiera calificado de “complaciente” la entrevista que le hice al mandatario Otto Pérez Molina y a la vicepresidenta Roxana Baldetti, ni siquiera la habría contestado. Pero de eso a que se permita sugerir que recibo algún tipo de dádiva del Gobierno, hay diferencia. “A primera hora” es un programa que lleva más de 10 años de trayectoria. Y para mí, de verdad, es penoso ocuparme de este tema.

Lo hago porque el señalamiento es irresponsable e infundado. Además, la cita que entrecomilla García E. como parte de la entrevista en cuestión no corresponde con la que yo hice. Ni en palabras ni en contexto. Aquí va el vínculo para que cualquiera se forme su opinión (http://tinyurl.com/pout3rx). Quiero pensar que él no entendió bien o que se confundió. Me cuesta creer que lo haya hecho de manera malintencionada. Al lector, le pido disculpas por utilizar este espacio en algo tan irrelevante.