Jorge Briz Abularach

La ley debe tratar a todos por igual

Foto. Pedro Orozco Presidente de la Cámara de Comercio de Guatemala
presidencia@ccg.gt

La ausencia de una política fiscal congruente con la realidad nacional ha hecho que distintos gobiernos promuevan “reformas fiscales” que, al final, han resultado un verdadero desastre con los consiguientes daños que no fueron previstos.

Lejos de crear leyes que amplíen la base tributaria, lo que han hecho es hacer crecer la economía informal, con lo que cada vez menos personas o empresas, pagan sus contribuciones fiscales y el peso recae en los mismos sectores de siempre.

Estamos de acuerdo en fomentar acciones que ayuden a generar empleo y a propiciar el desarrollo económico y social del país, pero no a costa de hacer concesiones y exenciones fiscales a algunos sectores que se van a ver beneficiados, ya que bajo este esquema, que impactará drásticamente la recaudación tributaria, paulatinamente se quedarán pagando impuestos únicamente empleados en relación de dependencia, profesionales, comerciantes, algunas actividades de servicios y muy pocas industrias y empresas agrícolas, lesionando con ello los principios de igualdad y equidad tributaria.

Si en un remoto caso existieran actividades económicas que requieran privilegios, por no ser capaces de competir y se logra comprobar fehacientemente ese extremo, podría pensarse en una legislación focalizada que les otorgue ventajas impositivas por plazos breves.

Organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional han manifestado que la Ley de Promoción de Inversiones y Empleo, de ser aprobada, podría “amenazar los ingresos fiscales”, enfatizando que “si se acogen todas las empresas nuevas y más dinámicas a la nueva ley, por definición lo que va a quedar como recaudación serían las menos dinámicas y menos progresivas de la economía… además, que las empresas que ahora contribuyen, en una forma u otra, buscarían cómo transitar al régimen privilegiado aduciendo que son nuevas”.

Entidades como la Asociación de Cámaras de Comercio Bilaterales de Guatemala (Ascabi) han expuesto que se oponen a la iniciativa 4644, señalando que no es otorgando privilegios fiscales lo que atraerá más capital extranjero y que “indudablemente la atracción de inversiones es por la vía del ofrecimiento de más seguridad, certeza jurídica, normas claras y transparencia en el Gobierno, las exoneraciones de impuestos para nosotros quedan en segundo plano”.

La Cámara de Comercio de Guatemala reitera la propuesta, presentada al actual Gobierno en el 2011, de adoptar una reforma fiscal estructural, que simplifique e incorpore a todos los sectores de la economía, con tarifas bajas y competitivas, que atraigan mayor inversión y generen más empleo, que nos trate a todos por igual, que sea simple, sencilla y que responda a nuestra realidad económica y social.