Arístides Crespo

Yo solo soy el Director de Orquesta

Aristídes Crespo. Presidente del Congreso  y  diputado del Partido Patriota Arístides Crespo. Presidente del Congreso y diputado del Partido Patriota

Una de las funciones más importantes que, de conformidad al artículo 157 de la Constitución Política, le corresponden al Congreso de la República es legislar y ese mandato es precisamente lo que esta administración busca con base en consensos y grandes acuerdos políticos, sin perder de vista que también es nuestra responsabilidad y obligación trabajar en la búsqueda del bien común.

El Parlamento deviene del aforismo latín “parlar”, que significa hablar y eso es lo que cabalmente hacemos en este Organismo del Estado. Las aplanadoras legislativas que ostentaban el poder absoluto, la mitad más uno, son historia.

Hoy, debemos articular los consensos, 80 votos para aprobar o modificar una ley ordinaria y 105 cuando se trata de legislación de rango constitucional. En ese contexto y a mitad de mi mandato, me siento satisfecho por haber honrado uno de los compromisos que asumí el pasado 14 de enero, fortalecer la instancia de jefes de bloques.

Yo solo soy un director de orquesta que algunas veces debe despojarse del ropaje oficial para avanzar en los grandes temas nacionales y construir gobernabilidad.

En seis meses aprobamos 19 decretos y un número similar de acuerdos, tarea que no ha sido fácil porque, si bien son leyes ordinarias, se ha tenido que buscar el apoyo de 105 votos para allanar su trámite ante las interpelaciones promovidas por la oposición.

Esa es la ruta que fijó el Tribunal Constitucional para salir de la parálisis legislativa. En ese sentido, aprobamos el Decreto 3 que amplió el presupuesto de 2014 por Q1,500 millones para mejorar el salario de los maestros y salubristas. Reformamos la Ley Orgánica del Presupuesto, Decreto 09-2014, que flexibilizó las constancias de disponibilidad presupuestaria, con lo cual se garantizó el abasto de suministros en los hospitales públicos y la contratación de maestros.

El Decreto 10-2014 que aprueba la prórroga del Acuerdo de Subvención para garantizar el suministro de medicamentos para los pacientes de VIH/sida. El aumento de Q2 mil a Q4 mil mensuales a los maestros que han sido galardonados con la Orden Nacional Francisco Marroquín, la pensión vitalicia por Q8 mil que el Congreso de la República concedió a través del Decreto 14-2014 al destacado atleta nacional Teodoro Palacios Flores. La ley que endurece las sanciones a los pilotos y propietarios de vehículos de transporte de personas que ocasionan accidentes, ya sea por impericia o porque las unidades estén en mal estado, también es importante señalarla. Y, entre los acuerdos más importantes, creo que es el que declara electos a los nuevos magistrados al Tribunal Supremo Electoral, porque debieron ponerse de acuerdo 105 voluntades.

Estamos a la mitad del camino y podemos avanzar más, pero el pueblo de Guatemala debe tener bien claro que en el Congreso de la República se necesita el concurso, no de uno, ni de dos, ni de tres bloques legislativos, sino de la mayoría para llevar a buen puerto leyes que coadyuven a revertir los grandes rezagos sociales inveterados del país.