Juan Manuel Funes

Una recta final con mucho por ver

Foto: Publinews Foto: Publinews

Brasil nos ilusionó con un primer tiempo en el que mostró más determinación y juego colectivo, dejando en la banca a Dani Alves para incluir a Maicon, ofreciendo una propuesta mas eficiente y eficaz por la banda derecha.

Logró ponerse al frente en el marcador desde los primeros minutos ante una Colombia totalmente desconocida, temerosa del rival que propuso muy poco ofensivamente y que despertó hasta después de recibir el segundo gol brasileño, pero ya fue demasiado tarde logrando por la vía del penalti el tanto del descuento.

Ahora Brasil lamenta no poder contar en la semifinal con Neymar por lesión y Thiago Silva por acumulación de amarillas.

Lo rescatable del juego entre los alemanes y franceses fue ver que los primeros siguen fuertes y con la determinación de llegar a una final más.

Los galos no opusieron mayor resistencia, dejándose llevar por la superioridad que mostraba su rival, ofreciendo un espectáculo con pocas emociones.

Bélgica fue otro de los sometidos por el peso de la camisola rival. Los albicelestes, con menos esfuerzo que en los partidos anteriores en la fase de grupos y en octavos, fueron superiores a lo largo del encuentro, anotando el gol que les dio el triunfo a los pocos minutos de iniciado el juego.

Vale mencionar el solvente planteamiento defensivo de los argentinos que contrarrestó cualquier intento de ataque de su rival. La lesión de Ángel Di María es motivo de preocupación previo a su encuentro de semifinal para el equipo que dirige Alejandro Sabella.

El último juego de la jornada fue, por mucho, el mas emocionante, con la sorpresa del mundial: Costa Rica, que supo, con gran esfuerzo, intensidad y sacrificio, mantener su portería infranqueable durante 120 minutos, también contando con mucha suerte en varias ocasiones.

Sin dudas el equipo obligado a quedarse con el triunfo era el de los holandeses, que con tres segundos lugares en las copas del mundo y dueños de una de las mejores y más reconocidas escuelas de futbol a nivel mundial, debían de plasmar su superioridad en el marcador; sin embargo, Costa Rica los llevó hasta las últimas consecuencias.

La clave del triunfo holandés por la vía de los penaltis la puso su director técnico Louis van Gaal al incluir a Tim Krul, el portero suplente, faltando un minuto para que finalizaran los tiempos extras, quien detuvo dos de los cinco lanzamientos de los costarricenses, para llevar a la “naranja mecánica” hasta las semifinales.

La próxima semana veremos los partidos Brasil contra Alemania y Argentina contra Holanda, sin ninguna duda, los cuatro mejores del torneo se han hecho con un espacio en las semifinales que prometen un gran espectáculo para hacerse con un espacio en la gran final.