Fernando Ruiz Del Valle

Los árbitros juegan su propia copa.

Editor de deportes de Publinews fernando.ruiz@publinews.com.gt Editor de deportes de Publinews
fernando.ruiz@publinews.com.gt

Apenas dos jornadas han transcurrido en Brasil 2014 y los acostumbrados comentarios, rechazos, insultos, bromas y montajes a través de las redes sociales no han parado para referirse a las marcaciones erróneas de los árbitros responsables en tres de los primeros cuatro partidos.

Cualquiera puede pensar en que los errores del japonés Yuichi Nishimura en el Brasil-Croacia, los del colombiano Wilmar Roldán en el México-Camerún y los del italiano Nicola Rizzoli en el España-Holanda no incidieron en los resultados solo porque Oscar marcó el 3-1 para los de casa, que Oribe Peralta convirtió el tanto del triunfo para “el Tri” o porque la goleada 5-1 que la “Oranje” le propinó a la actual campeona del mundo fue más que inobjetable.

La situación se muestra más que grave, principalmente para la FIFA y la organización del torneo en un momento cuya credibilidad no estuvo ni está en los niveles óptimos y a la que las actuaciones de los silbantes no les ayudan.

Por supuesto que son los aficionados de los equipos que han sido acompañados por los resultados negativos quienes hacen más grande la exposición de los fallos, a los que todos estamos expuestos, y quienes señalan a los silbantes como los responsables de la incapacidad de sus equipos para ganar dentro del campo.

Tristemente fue Nishimura el “cordero entre los lobos” al haber sido designado para el partido en el que el anfitrión no podía perder por motivo alguno y en el que, si las cosas se le ponían cuesta arriba, un penalti como el que Neymar transformó en el 2-1 tenía que señalarse, tarde o temprano, sin importar si existió o no el contacto, si hubo “piscinazo” o cualquier otra cosa de esas de las que se habla en el futbol.

Sin bien los árbitros no son infalibles y están expuestos a una presión que pocos son capaces de soportar sin importar la naturaleza de su actividad, lo que todos esperamos, en un evento como la Copa del Mundo, es que quienes están en ella respondan a esa condición… el detalle es que ahora mismo eso no depende solo de ellos.