José Fernández Valbuena

Gobierno, empresa y sociedad: en la lucha contra el trabajo infantil

Director de la Fundación Movistar en Guatemala Director de la Fundación Telefónica

El próximo 12 de junio estaremos conmemorando a nivel mundial una fecha muy importante. El Día mundial contra el trabajo infantil, una problemática social que afecta el desarrollo de los países, y en Guatemala no es la excepción.

Si bien es cierto que en los últimos años las noticias han sido positivas al conseguir disminuir el trabajo infantil en 12%, los datos siguen siendo preocupantes, ya que en Guatemala más de 850 mil niños a partir de los 7 años realizan actividades no adecuadas para su edad que les privan de su infancia, limitan su desarrollo, interfieren con su educación y los expone a peligros.

Cientos de niños en nuestro país desarrollan actividades en la agricultura al tener la responsabilidad desde muy temprana edad de las siembras y cultivos, de la aplicación de pesticidas y el manejo de herramientas de trabajo pesadas y con filo. Otros niños se dedican al cuido de ganado y pastoreo.

En algunas áreas de la costa sur, podemos ver a niños haciendo piedrín con grandes rocas que sacan de los ríos, sentados bajo una choza a la orilla de la carretera bajo el intenso sol.

Y así, si nos dirigimos al casco urbano en los departamentos o a la capital, los encontramos haciendo ventas ambulantes en las calles, lustrando zapatos y posiblemente en la casa de algún amigo o familiar realizando trabajo doméstico.

Esta es la realidad de esos más de 850 mil niños en nuestro país. Un alto porcentaje de ellos, aunque nos resulte difícil imaginarlo, se levanta de madrugada para iniciar su jornada laboral, la cual puede llegar a durar más de ocho horas (igual o más de lo que muchos adultos trabajan) y claro, las condiciones y la paga no llegan a ser las mismas que la de un adulto y en muchas ocasiones no consiguen tener las condiciones mínimas permitidas por la ley para un trabajo digno.

En sí, el trabajo infantil es una problemática social que tiene importantes consecuencias en el desarrollo de los niños, en su educación y formación para la vida laboral. Y no es un secreto que esto está directamente relacionado con el desarrollo de un país.

En Telefónica, a través de Fundación Telefónica tenemos el compromiso de ser un motor de desarrollo social y económico para el país. Estamos comprometidos con el desarrollo sostenible de los guatemaltecos, en este sentido, gestionamos desde hace diez años programas para niños y adolescentes que han contribuido a reducir el trabajo infantil.

Hemos enfocado nuestro aporte en Guatemala, en la escolarización de más de 42 mil 500 niños en situación de trabajo infantil, brindándoles acompañamiento en su formación, a ellos y a sus familias, en el entorno del niño. Hemos aprendido también a lo largo de estos años que los grandes y mejores resultados se consiguen en equipo (gobierno, empresa, sociedad) y que solo en la medida en que este equipo siga funcionando los resultados cada vez serán mejores para el país.

Es importante que cada uno desde su rol y experiencia haga conciencia de que los niños deben realizar actividades propias de su edad. Tenemos en Guatemala más de 850 mil razones para hacer algo y aportar para que la realidad de estos niños sea diferente. Solo así, en equipo, estaremos construyendo una Guatemala y un mundo más justo.