José Carlos Sanabria

El TSE da un importante paso

Foto. Publinews Politólogo de Asíes @josecsa2 Foto. Publinews
Politólogo de Asíes @josecsa2

Esta semana inició con una noticia positiva y esperanzadora. El Tribunal Supremo Electoral (TSE) presentó un acuerdo para poner fin a la campaña anticipada.

Esta acción muestra a un TSE unificado, con voluntad política y con deseos de realizar una gestión distinta a la realizada por anteriores tribunales. El acuerdo presentado por el TSE constituye una acción firme y contundente, que sienta un precedente.

La legislación define claramente la diferencia entre propaganda electoral y proselitismo. El reglamento de la Ley Electoral y de Partidos Políticos (LEPP), en su artículo 62 Bis, señala que la propaganda electoral es toda actividad de las organizaciones políticas encaminada a “la promoción de candidatos, difusión y explicación de sus programas de gobierno, utilizando para ello los medios de comunicación auditivos, visuales, interpersonales y redes sociales…”.

Por otro lado, define el proselitismo como el “derecho que las organizaciones políticas tienen para dar a conocer su nombre, emblema y su llamamiento a adherirse o afiliarse según el caso”.

Es notorio y evidente que los partidos políticos han disfrazado como si fueran actividades de proselitismo, las actividades de propaganda electoral. En periodo no electoral la propaganda está prohibida por la ley. La pueden realizarla solo después de la convocatoria oficial a elecciones, que el TSE hará en mayo del próximo año.

Los partidos están abiertamente en una intensa campaña electoral anticipada. Basta con viajar por las principales carreteras del país y ver las numerosas vallas publicitarias con las fotos de los líderes del partido, o asistir a los mítines políticos en donde los partidos presentan de manera pública y abierta a sus “pre-candidatos”.

El Acuerdo No. 117 -2014 del TSE da un plazo de 30 días a todas las organizaciones políticas para suspender y retirar toda la propaganda electoral anticipada, que por cualquier medio hayan instalado o difundido. También previene a las organizaciones políticas y a los funcionarios públicos que se abstengan de realizar actos de propaganda electoral.

El TSE da un importante paso. Ya no se conformará con las sanciones. Suspenderá temporalmente a todas aquellas organizaciones políticas que no cumplan con lo dispuesto en el acuerdo. La suspensión puede afectar la organización de las asambleas municipales, departamentales y nacionales que los partidos necesitan para tener su organización partidaria vigente y participar en el próximo proceso electoral.

El TSE movió en el tablero de ajedrez una pieza interesante. Ahora los partidos políticos que busquen desobedecer esta disposición estarán mostrando el evidente interés de realizar propaganda electoral. Estos partidos deberían ser castigados por los ciudadanos en las urnas.

Lo importante es analizar los objetivos de las actividades de los partidos políticos. No discutir si deben o no realizar actividades. El sistema democrático necesita partidos institucionalizados y democráticos con actividad permanente. Especialmente, partidos con actividades orientadas a fortalecer las estructuras partidarias, a formar cuadros políticos en el nivel local, departamental y nacional. Partidos que sean canales de comunicación entre la sociedad y el Estado. El sistema no necesita partidos electorales, sin propuestas programáticas y que giren en torno a un líder o candidato.