Carlos Contreras

La formalidad debe ser el objetivo

Foto: Publinews Carlos Contreras, ministro de Trabajo. Foto: Publinews

La potencialidad económica de Guatemala la mediremos y obtendremos en su máxima expresión como consecuencia de la ubicación del mayor número de actividades económicas, de empresas y de trabajadores, dentro de los límites de la formalidad.

Las últimas encuestas de empleo e ingresos colocan la PEA (Población Económicamente Activa) a un nivel de casi seis millones de habitantes. El nivel de desempleo abierto no supera 3% de esa población, o sea no más de 178 mil trabajadores. Sin embargo, los niveles de informalidad se ubican en 69% de la PEA, que en niveles absolutos asciende a un número de cuatro millones de trabajadores, aproximadamente.

El número de trabajadores que cotizan y se encuentran inscritos ante el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social asciende a la cantidad de un millón 122 mil. Ese es el número exacto de la formalidad en Guatemala.

Al final de cuentas, si restamos esta cifra sobre el total de la PEA, nos daremos cuenta de que alrededor de 4 millones setecientos trabajadores se encuentran sin cotizar la Seguridad Social y, por ende, sin protección, ellos ni sus familias, en casos de enfermedad común, accidentes y privados de cualquier expectativa de pensiones o de una vejez decorosa.

Ese millón ciento veintidós mil trabajadores son trabajadores distribuidos entre 68 mil empresas, de los cuales el 90% se encuentra ubicado en los departamentos de Guatemala y Escuintla, por supuesto que el resto de los empresarios de Guatemala, cuyo número es formalmente indeterminado hasta la fecha no solo no cotiza seguridad social, ni ellos ni sus trabajadores, sino que además muy seguramente no liquidan un impuesto sobre la renta.

Pero lo que es claro es que naturalmente se integran a la PEA y lo que es además evidente es que todos los que componen la PEA y no están en la Seguridad Social requieren y necesitan servicios de salud, ya sea por enfermedad común o por accidentes, y esperan o sueñan con una vejez decorosa.

El Ministerio de Trabajo y Previsión Social se esfuerza por cumplir con sus obligaciones institucionales, por una parte promueve el cumplimiento de la Legalidad, a través de su programa de impulso a la Legalidad Laboral, y por otro lado el fortalecimiento del mercado laboral de Guatemala.

Lo atestigua el incremento del 500% en el número de visitas a inspección de empresas, la superación en el 300% de la presentación de denuncias por incumplimiento a la legalidad laboral y la transformación efectiva del Ministerio de Trabajo en sí mismo. Lo evidencia la presentación de más de 40 mil demandas de empleo directas en las ferias de empleo y las más de 70 mil plazas existentes en el Servicio Nacional de Empleo y la Bolsa Electrónica de Empleo.

De igual manera, los esfuerzos que se vienen construyendo en el marco del Convenio 169 establecen un camino para la formalización e institucionalización de las consultas, pero sobre todo de la visión compartida respecto de la realidad nacional. La integración de todos los sectores marca el camino de la nación a través de la formalidad.

Bendiciones a todos los trabajadores de Guatemala.