Paola Rivano

El tiempo pasa

Paola Rivano,  Coach y conferencista  internacional, Www.paorivano.com,  Twitter @paorivano Paola Rivano,
Coach y conferencista internacional, Www.paorivano.com,
Twitter @paorivano

Otro año comienza. Es increíble lo rápido que pasa el tiempo. Aquí estamos en el primer mes del año, una vez más. El 31 de diciembre del año pasado, en una de las famosas redes sociales actuales, vi un mensaje de autor anónimo que les quiero compartir.

Mi meta para el 2014 es cumplir los objetivos del 2013, que debí haber cumplido en el 2012, que los prometí en el 2011 y planifiqué en el 2010”.

Apenas terminé de leerlo me causó mucha gracia, pero luego me di cuenta de que no es tan gracioso como parece. Si este mensaje es en verdad una premisa, esto quiere decir que se nos pasan los días, los meses y los años sin lograr nuestras metas. Que dejamos que la vida pase delante de nuestros ojos y sin darnos cuenta llegará el día en el que miremos atrás y probablemente pensemos: “¡Cómo me gustaría volver el tiempo atrás y haber hecho las cosas diferentes, luchado más por mis sueños y por lo que realmente quería hacer de mi vida!”.

Un querido amigo me decía hace unos días. “Ya no soy el joven de antes, me estoy poniendo viejo y no he logrado ni la mitad de lo que sueño”. Aunque mi amigo aún es joven, el temor de no lograr sus metas en la vida lo ha hecho despertar y darse cuenta de que así como el tiempo puede ser su gran aliado puede ser también su gran enemigo. Siempre he pensado que no hay nada más satisfactorio que vivir el día a día. Sin embargo, no es lo mismo vivir el hoy sin preocuparte por el mañana que vivirlo sin importarte lo que te pasará mañana.

La realidad es que muy pocos de nosotros nos tomamos el tiempo cada fin de año de plasmar en una hoja de papel nuestras metas y propósitos. Por varias razones lo vamos postergando y postergando hasta llegar a la conclusión de que este año ya no vale la pena, dejándolo mejor para el próximo. No quiero sonar fatalista, pero sinceramente creo que subestimamos la fuerza y el impacto que tiene el tiempo en nuestras vidas. No dejemos que el año 2014 pase desapercibido.

El éxito no llegará si nos ve esperando cómodamente en nuestro escritorio. Por esa razón, si todavía no te has tomado el tiempo de trazar tus metas, toma un papel y un lápiz y escribe una lluvia de ideas de lo que quieres lograr este año.

Redacta metas realistas, que te apasionen, que te den la fuerza para luchar por ellas y levantarte en las mañanas. Con el objetivo de hacerlas más efectivas y factibles, deja un espacio para la fecha en la que te propones alcanzarlas. Ahora guarda ese papel en tu billetera y quiero pedirte que le saques tres copias. Colócalas estratégicamente en lugares donde sean visibles, donde quieras o no te obligues a verlas y a hacerte consciente del compromiso que tomaste. Guarda ese papel como un tesoro, como un contrato el cual tienes que cumplir. Un contrato únicamente contigo y para tu beneficio.

Dejemos las excusas de tiempo, dinero o capacidad atrás. No importa la edad que tengas; nunca es tarde para comenzar a trabajar por tus sueños. Comencemos a labrar nuestro destino y a vivir la vida que queremos vivir hoy. Les deseo un muy feliz año 2014, lleno de éxitos en todos los ámbitos de sus vidas y que logren alcanzar cada meta que se propongan.