María del Carmen Aceña

Los retos de 2014

 María del Carmen Aceña Investigadora Asociada CIEN María del Carmen Aceña
Investigadora Asociada
CIEN

El 2014 se perfila como un periodo lleno de desafíos para el Gobierno. A mitad del camino bien vale la pena analizar, reflexionar y actuar. Es difícil evaluar, debido a que son varias entidades del Estado. En esta oportunidad, expondré del Organismo Ejecutivo. El presidente y su equipo definieron su plan basado en tres pactos políticos: 1) Pacto por la Seguridad, la Justicia y la Paz, 2) Pacto Hambre Cero y Programas Sociales y 3) Pacto por el Desarrollo Económico. Estos se consideran como “los acuerdos nacionales de corte estructural que pretenden consolidar los cimientos de la política social, el desarrollo económico y productivo, y un enfoque de seguridad democrática con pleno respeto y reconocimiento de los Derechos Humanos”.

Respecto del primer pacto por la Seguridad, la Justicia y la Paz hay avances pero falta mucho por hacer. La coordinación interinstitucional es compleja, por lo que sería importante lograr para este año un plan estratégico que aborde y se aplique para el sector de seguridad y justicia. Este plan debe contener objetivos y metas claras, a nivel nacional e institucional, con monitoreo y gestión por resultados. La reducción de la conflictividad, la aplicación del estado de Derecho y el logro del orden público deberían ser prioridad. Importante continuar con la profesionalización de la policía y su fortalecimiento, y realizar cambios en el Sistema Penitenciario, definiendo un marco legal realista, creando la carrera penitenciaria y mejorando la infraestructura. Este año se presenta la elección del fiscal general, lo que crea una tensión adicional en este sector.

En referencia al pacto Hambre Cero y Programas Sociales, opino que se debiera cambiar de táctica. A pesar de que existe una mayor coordinación de los diversos actores, sectores e instituciones, representados en el Consejo Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional, comisiones municipales, oficinas Hambre Cero; y se publicó un decreto que impulsó la “Estrategia Ventana de los 1000 días”, aún no se tienen resultados concretos en desnutrición crónica. La meta trazada era disminuir a un diez por ciento al año 2015, y en estos dos años, aún no se llega ni a una cuarta parte de lo planteado. En materia de servicios de salud y educación el reto más grande será político. Importante lograr acuerdos con los sindicatos de ambos ministerios y cambiar la modalidad de los pactos colectivos. Aumentos salariales anuales sin resultados ponen en peligro las finanzas públicas y, el futuro del país, al no obtener servicios de salud y educación de calidad. Por otro lado se espera un mejor desempeño del Ministerio de Desarrollo en abordar a los más necesitados y tener sistemas para medir su impacto. Urge buena coordinación del gabinete social.

Por último, el pacto por el Desarrollo Económico que se basaba principalmente en una reforma tributaria presentó serios desafíos fiscales el año pasado. Los ingresos no fueron los esperados y el Congreso tardó en aprobar los préstamos. La renuncia del Ministro de Finanzas de forma sorpresiva fue difícil de abordar y, al no aprobarse el presupuesto presentado para el año 2014, el desafío más grande será ajustar las finanzas públicas acorde a las prioridades del país. Se ve positivo el haber confirmado a la nueva Ministra de Finanzas y su equipo. En materia macroeconómica y microeconómica el dinamismo del equipo económico ha marcado una mejora tanto en la calificación del país, como en resultados de crecimiento económico y generación de empleos y microempresas. El reto para este nuevo año será consolidar los cambios para lograr más y mejores inversiones en forma sostenible. Esperamos que este año el país tome rumbo hacia la seguridad, el desarrollo y la prosperidad. ¡Que tenga un año nuevo lleno de oportunidades!

Los retos de 2014

El 2014 se perfila como un periodo lleno de desafíos para el Gobierno. A mitad del camino bien vale la pena analizar, reflexionar y actuar. Es difícil evaluar, debido a que son varias entidades del Estado. En esta oportunidad, expondré del Organismo Ejecutivo. El presidente y su equipo definieron su plan basado en tres pactos políticos: 1) Pacto por la Seguridad, la Justicia y la Paz, 2) Pacto Hambre Cero y Programas Sociales y 3) Pacto por el Desarrollo Económico. Estos se consideran como “los acuerdos nacionales de corte estructural que pretenden consolidar los cimientos de la política social, el desarrollo económico y productivo, y un enfoque de seguridad democrática con pleno respeto y reconocimiento de los Derechos Humanos”.

Respecto del primer pacto por la Seguridad, la Justicia y la Paz hay avances pero falta mucho por hacer. La coordinación interinstitucional es compleja, por lo que sería importante lograr para este año un plan estratégico que aborde y se aplique para el sector de seguridad y justicia. Este plan debe contener objetivos y metas claras, a nivel nacional e institucional, con monitoreo y gestión por resultados. La reducción de la conflictividad, la aplicación del estado de Derecho y el logro del orden público deberían ser prioridad. Importante continuar con la profesionalización de la policía y su fortalecimiento, y realizar cambios en el Sistema Penitenciario, definiendo un marco legal realista, creando la carrera penitenciaria y mejorando la infraestructura. Este año se presenta la elección del fiscal general, lo que crea una tensión adicional en este sector.

En referencia al pacto Hambre Cero y Programas Sociales, opino que se debiera cambiar de táctica. A pesar de que existe una mayor coordinación de los diversos actores, sectores e instituciones, representados en el Consejo Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional, comisiones municipales, oficinas Hambre Cero; y se publicó un decreto que impulsó la “Estrategia Ventana de los 1000 días”, aún no se tienen resultados concretos en desnutrición crónica. La meta trazada era disminuir a un diez por ciento al año 2015, y en estos dos años, aún no se llega ni a una cuarta parte de lo planteado. En materia de servicios de salud y educación el reto más grande será político. Importante lograr acuerdos con los sindicatos de ambos ministerios y cambiar la modalidad de los pactos colectivos. Aumentos salariales anuales sin resultados ponen en peligro las finanzas públicas y, el futuro del país, al no obtener servicios de salud y educación de calidad. Por otro lado se espera un mejor desempeño del Ministerio de Desarrollo en abordar a los más necesitados y tener sistemas para medir su impacto. Urge buena coordinación del gabinete social.

Por último, el pacto por el Desarrollo Económico que se basaba principalmente en una reforma tributaria presentó serios desafíos fiscales el año pasado. Los ingresos no fueron los esperados y el Congreso tardó en aprobar los préstamos. La renuncia del Ministro de Finanzas de forma sorpresiva fue difícil de abordar y, al no aprobarse el presupuesto presentado para el año 2014, el desafío más grande será ajustar las finanzas públicas acorde a las prioridades del país. Se ve positivo el haber confirmado a la nueva Ministra de Finanzas y su equipo. En materia macroeconómica y microeconómica el dinamismo del equipo económico ha marcado una mejora tanto en la calificación del país, como en resultados de crecimiento económico y generación de empleos y microempresas. El reto para este nuevo año será consolidar los cambios para lograr más y mejores inversiones en forma sostenible. Esperamos que este año el país tome rumbo hacia la seguridad, el desarrollo y la prosperidad. ¡Que tenga un año nuevo lleno de oportunidades!