María del Carmen Aceña

Una Guatemala segura

Por: Publinews

 María del Carmen Aceña Investigadora Asociada CIEN María del Carmen Aceña
Investigadora Asociada
CIEN

Recientemente el CIEN realizó dos escenarios posibles de Guatemala para los próximos 30 años: 1) más de lo mismo y 2) el innovador. El primero no da buenos resultados, proyecta un país pobre y sin desarrollo. El segundo concibe una Guatemala próspera, para lo que se requiere una serie de intervenciones integrales y sostenidas en los campos económico, social, seguridad e institucional. A continuación se presenta lo que se recomienda para lograr seguridad ciudadana:

Durante la próxima década será de suma importancia contar con el diseño y la aplicación de un plan estratégico para el sector de seguridad y justicia, iniciando por el Ministerio de Gobernación (Policía Nacional Civil –PNC–, DIGICI, DIGICRI y Sistema Penitenciario –SP–), tomando en cuenta al Ministerio Público –MP–, al Organismo Judicial y el Ministerio de la Defensa. Este plan debe contener objetivos y metas claros, a nivel nacional e institucional, con monitoreo y gestión por resultados.

Paralelamente es necesario practicar una agenda de desarrollo social y hacer inversiones importantes en los 25 municipios más violentos. Adicionalmente deberá crearse un sistema de diálogo entre instituciones que aumente la comprensión y disminuya la conflictividad. Respecto de la PNC se recomienda aumentar los efectivos al promedio de Centroamérica, junto con la institucionalización exitosa de la escuela de oficiales y los ascensos transparentes, por mérito, y regulados en ley.

Además se deberá asumir la doctrina, y mejorar la inteligencia y la investigación. La separación de los privados de libertad acorde al perfil, establecer controles internos y hacer operativo un plan de infraestructura carcelaria son acciones esenciales, así como la carrera penitenciaria con jerarquías, para lograr un Sistema Penitenciaro efectivo.

En la segunda década correspondiera lograrse un acuerdo regional sobre el tema de las drogas. También contar con programas de educación técnica en las áreas urbanas marginales para los jóvenes y concretar un sistema nacional de resolución de conflictos. Debiera consolidarse un sistema de mérito en la PNC y duplicarse la inversión en Gobernación en relación con la producción nacional. La gestión en las instituciones como la PNC, el MP, el Organismo Judicial y el Ministro de la Defensa debería de conducirse por resultados. La existencia de una carrera penitenciaria, la operación de cuatro cárceles de alta seguridad y contar con programas efectivos de rehabilitación deberían ser una realidad. El rol de la defensa debiera estar claramente establecido.

¿Qué resultados tendríamos en la tercera década? Se esperaría que la tasa de homicidios bajara de 34 a 10 por cien mil habitantes –similar a la de Costa Rica. También se disminuirían sustancialmente otros delitos (asaltos, robos, extorsiones y secuestros). Las operaciones del crimen organizado serían excepciones. Habría oportunidades de estudio y empleo para la mayoría de los jóvenes. La PNC sería una institución fortalecida, respetada y digna. El MP se desempeñaría profesional y ágilmente.

El Organismo Judicial practicaría justicia pronta, oportuna y al servicio de todos. El SP contaría con infraestructura física, personal calificado y con un marco legal adecuado, lo que le permitiría cumplir con su mandato de separar a los delincuentes de la sociedad, controlar los centros penitenciarios y dar oportunidades de rehabilitación. El Ejército cumpliría su misión de defender al país. Y los guatemaltecos nos sentiríamos tranquilos y seguros. ¡La seguridad desde varios años ya no sería el principal problema del país!

Definitivamente contar con una Guatemala segura es posible. Sin embargo, se requiere al menos tres elementos: visión, gestión y transformación. ¿Qué partido ofrece el escenario innovador?