Mirciny Moliviatis

Un ingrediente delicioso que hace llorar

Chef y presentadora de Tv del programa Chef y presentadora de Tv del programa “Puro Chef” @mishamoliviatis

La cebolla es uno de los ingredientes que no faltan en la cocina, la llamo la reina del sabor y de todas las cocinas del mundo. Este conocido ingrediente utilizado en la culinaria mundial, es uno de los mejores aliados de los cocineros.

Su inigualable sabor permite recordar esos sabores de familia al solo pensar en unos ricos frijolitos parados, fritos con un poco de aceite y cebolla para acompañar con unas tortillas recién salidas del comal. Nos despierta la nostalgia y, vaya si no, el hambre.

Desde tiempos prehistóricos, la cebolla ha sido cultivada y consumida como alimento. Se cree originaria del Asia central y también del territorio comprendido entre la antigua Persia y la parte occidental de la India.

Las primeras referencias se remontan hacia el año 3,200 antes de nuestra era. Egipcios, griegos y romanos la cultivaron. En la Edad Media se seleccionaron las variedades de bulbo grande, que han dado origen a la inmensa mayoría de las variedades modernas.

Los antiguos médicos griegos alimentaban con kilos de cebolla a los atletas que participaban en los Juegos Olímpicos antes de las duras competiciones. Creían que sus beneficios aportaban lo necesario para crear campeones. Puede ser buen tip para mi amigo Erick Barrondo y todos los deportistas olímpicos guatemaltecos. Los colores de la cebolla, roja, morada, amarilla y blanca, permiten jugar con los diferentes grados de sabores, gustos y sensaciones que nos aportan las comidas.

Mi favorita es la morada, me encanta en preparaciones crudas como un pescado fresco en cuadritos, si le agregas maíz amarillo, pepino, cilantro, cebolla morada, sal y pimienta y un poco de aceite de oliva, tienes una rica entrada fresca para cualquier ocasión. Mis ojos pasan de ser grises a rojos cada vez que corto una cebolla. Las lágrimas hacen competencia por ver cuál corre más rápido por mis cachetes.

Dicen que los mejores consejos de cocina son los de las abuelitas. He seguido todos los que me han dado, desde enfriar la cebolla en el freezer, mojar el cuchillo, oler un pan, poner un vaso con agua al lado de la tabla, pero ninguno me ha dado resultado, siempre termino siendo una María Magdalena, creo que ya me acostumbré a llorar por la cebolla o hago que alguien más la corte por mí.

Al viajar a Panajachel una de las cosas que más me gusta es el olor de una plantación de cebolla que está a la entrada del hotel. No aguanté las ganas y bajé a conversar con los señores que estaban cultivando la cebolla, me dejaron recoger con ellos algunas y sentir el olor de la tierra mojada, de la cebolla al natural. En Aguacatán hay una de las mayores plantaciones de cebolla de Guatemala. La experiencia de conocer su cultivo y el proceso de recolección hace que como cocinera tenga más respeto por este.

La cebolla es muy versátil, puedes caramelizarla y colocarla sobre un pescado, o preparar una sopa como la famosa de cebolla, en una ensalada o en un guiso. Recuerda que escoger los ingredientes de calidad hace que el resultado de tus recetas sea un manjar para tu paladar.

Propiedades

“Los colores de la cebolla, roja, morada, amarilla y blanca, permiten jugar con los diferentes grados de sabores, gustos y sensaciones que nos aportan las comidas”. asegura Mirciny Moliviatis, chef y presentadora de televisión