María del Carmen Aceña

Bono 14

 María del Carmen Aceña Investigadora Asociada CIENEn julio varios guatemaltecos recibirán su Bono 14. Se escuchan anuncios de cómo lograr un mayor rendimiento: no se lo gaste todo, haga una lista previa a comprar, ahorre, no lo despilfarre, sea prudente y responsable.

La semana pasada tuvimos una serie de acciones de gobierno que nos destantearon. La decisión del Organismo Ejecutivo de la emisión de Q3 mil 445 millones en Bonos del Tesoro, destinados al pago de la deuda, fue, posiblemente, la más controversial.

Días atrás, el Ministro de Comunicaciones señalaba que los problemas como acarrear déficit presupuestario en su cartera, atender desastres naturales y emergencias, contar con malos manejos y utilización clientelar del presupuesto, “creaba la necesidad de recurrir a más recursos, que no estaban presupuestados”.

Se comentaba que hay muchas obras finalizadas, sin financiamiento -tema poco comprensible- y que además había que honrar la deuda. Según esta cartera la Deuda Ejecutada Legal Registrada en los Sistemas de Administración Financiera ascendía a Q.3 mil 393 millones, Q1 mil 418 millones de Caminos, Q1 mil 717 millones de Covial, Q226 millones de fondos sociales y Q30 millones de otras unidades. También se afirmaba que luego de una revisión de los contratos la deuda se reducía en Q1 mil 200 millones.

Rápidamente, a pesar de una serie de comentarios en contra, la Junta Monetaria aprobó los bonos. La verdad que muy pocos conocemos el destino.

Inicialmente el Ministro de Comunicaciones sostenía que era para pagar la deuda señalada anteriormente, sin embargo, el Presidente comentó el viernes que Q2 mil millones se destinarían a la deuda y Q1 mil 500 millones a nueva inversión de obra gris.

Lo que se percibe es que no hay transparencia. Surgen preguntas, para el Ejecutivo: ¿cómo se definen las prioridades del Gobierno? ¿Cuáles son? ¿Por qué ahora surgen las obras de infraestructura como preferencia? Respecto de la deuda: ¿a qué años pertenecen los trabajos y las deudas? ¿Si no se pagaron, quién o quiénes son los responsables? ¿Por qué aparece este tema año y medio luego de estar en el cargo? ¿Se cuenta con una auditoría?

Relacionado con los bonos: ¿Existe un documento que describa y analice la ejecución de estos? ¿Se compromete la estabilidad macroeconómica con este nuevo endeudamiento? ¿Qué dice la Contraloría respecto de pagar una deuda de períodos anteriores? ¿Es esto legal?

De acuerdo a lo que el Ejecutivo ha promocionado y priorizado, los recursos podrían tener mejores destinos y resultados. Con Q3 mil 445 millones podríamos financiar un año la seguridad ciudadana, incluyendo el salario de 30 mil policías, se podrían construir 2 mil escuelas y pasar de un 45% de cobertura de preprimaria al menos al doble (90%), salvar a 250 mil niños de la desnutrición crónica o crear 350 mil becas empleo para jóvenes.

Además pareciera que la aprobación de estos bonos ha sido previamente avalada por algunos miembros y partidos políticos del Congreso.

Luego de las diferencias que se han dado, ¿por qué se aprobarán estos bonos? ¿Será que el Congreso ejercerá su papel fiscalizador que le corresponde? ¿Qué partido o congresista actuará correctamente? ¿Será que estos bonos se convertirán en el Bono 14 de muchos políticos? ¡Esto sería realmente una barbaridad! Estemos atentos.

Reflexión

¿Será que estos bonos se convertirán en el Bono 14 de muchos políticos?