#DesdeEspaña Así vive Barcelona el día después de los atentados

Unidad y fortaleza, pero también el llanto, la tristeza, el miedo, y la incertidumbre acompañan a los ciudadanos de la capital de Cataluña.

Por Fernando Ruiz

Una noche después de los momentos de terror que se vivieron el jueves en esta ciudad, la mezcla de sentimientos es enorme entre que quienes nacieron aquí, los inmigrantes y quienes están de visita.

Con los servicios del transporte público en funcionamiento irregular (no circulan buses ni vagones del metro en los alrededores), la Plaza Catalunya, que el jueves fue cerrada por completo por los Mossos d'Escuadra (policía local), recibió hoy a miles de personas que le rindieron un homenaje a las 13 que fallecieron y a las más de 80 que resultaron heridas.

Lee también: "Hoy no podemos hablar de deportes": Prensa deportiva española

"Nunca seremos esclavos del miedo", "fuera el terrorismo, no más atentados, queremos la paz" y "contra el terrorismo, vida normal", eran algunos de los mensajes que se leían en pancartas que portaban ciudadanos entristecidos.

"Tenemos que ponerle un fin a esto, no queremos más muertes ni vivir en un lugar inseguro, esta gente debe de entender que matando a otros no se llega a nada!", expresó entre lágrimas María, quien reside en Terrassa, localidad vecina de Barcelona.

En sus corazones

En la entrada a Las Ramblas, uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad, un grupo de inmigrantes mostró su solidaridad con el pueblo catalán, su desacuerdo con lo sucedido y en defensa de sus creencias religiosas.

"Islam no es terrorismo" y "el odio no tiene religión", fueron parte de los mensajes que mostraron al resto.

Apenas a unos pasos, en la Fuente de las Canaletas, un lugar en el que el FC Barcelona acostumbra a celebrar con su afición sus títulos, una multitud se reunió para dejar mensajes y otras prendas, como muñecos de peluche y banderas, encender veladoras y elevar plegarias por la memoria de quienes perdieron la vida y la esperanza de que la calma vuelva pronto a su ciudad.

Mientras que el duelo se respira en las calles, las autoridades del gobierno local y español han hecho públicas sus condolencias y su rechazo a los hechos que por la noche del jueves tuvieron otro episodio con un atentado en Cambrils, localidad a unos 100 kilómetros de Barcelona, el cual no registró más que daños materiales.

Las fuerzas de seguridad, que aseguran siguen con la investigación para dar cuanto antes con los responsables de los hechos, mantienen un control de acceso a varios lugares cercanos a Las Ramblas al igual que en estaciones de trenes como la de Sants y el aeropuerto de El Prat.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo