Ante Rusia, la administración Trump mantiene la línea dura del gobierno de Obama

La administración de Donald Trump mantiene la misma línea dura de Barack Obama ante Rusia.

Por AFP

Antes de llegar a la Casa Blanca Donald Trump expresó su admiración por Vladimir Putin y abogó por un acercamiento entre Washington y Moscú; desde que es presidente, no obstante, su administración se ha mostrado tan firme ante Rusia como la de su predecesor Barack Obama.

Dos meses después de su ascenso al poder, el presidente estadounidense halaga menos a su homólogo ruso en un clima político de tensión en Washington por las investigaciones oficiales sobre posibles connivencias entre la galaxia Trump y los responsables rusos durante la campaña presidencial estadounidense de 2016.

Discurso de Donald Trump Foto: AFP

En ese contexto, los dos secretarios de Estado estadounidenses más importantes (el jefe de la diplomacia Rex Tillerson y el responsable del Pentágono James Mattis) de gira europea el viernes arrojaron duras declaraciones contra Moscú en relación con el conflicto en Ucrania y con la eventual injerencia rusa en las elecciones en Estados Unidos y Europa, una línea de firmeza hacia Moscú por parte de la administración Trump en continuidad con la de Obama.

"Agresión rusa"

Cercano a Putin en su época como CEO de ExxonMobil, Tillerson ha cambiado su postura hacia Rusia como secretario de Estado: el viernes, en su comparecencia en la OTAN, denunció que "la agresión hace tres años de Rusia en Ucrania" había hecho "tambalearse los fundamentos de la seguridad y la estabilidad en Europa".

El nuevo jefe de la diplomacia estadounidense se comprometió asimismo a que las sanciones decididas por Barack Obama "sigan en vigor" mientras Moscú no respete los acuerdos de paz de Minsk (2015) para el este de Ucrania y no se retire de la Crimea "ocupada" y arrebatada a Kiev.

Rex Tillerson Foto: AFP

En consonancia con la línea diplomática de su predecesor John Kerry, prometió que "el apoyo de Estados Unidos y de la OTAN a Ucrania permanecerán firmes" y que Washington "no aceptará que Rusia trate de modificar las fronteras ucranianas".

El viernes, en un almuerzo a puerta cerrada en la OTAN, Tillerson habría sido "ovacionado" por sus socios tras declarar que "Rusia ya no era digna de confianza", según un responsable del departamento de Estado.

Por su parte, Moscú denunció "el mito de 'la amenaza rusa"".

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo