El padre del hombre abatido en Orly niega que fuera un terrorista

El padre del hombre abatido el sábado en el aeropuerto de Orly se pronunció este domingo tras un interrogatorio.

Por AFP

El padre de Ziyed Ben Belgacem, el hombre abatido en el Aeropuerto de Orly, en París, tras desarmar a una militar, declaró este domingo que su hijo "no era un terrorista" y que "estaba bajo los efectos del alcohol y el cannabis".

Tras ser liberado por la policía, que lo interrogó durante varias horas, el hombre se pronunció sobre el incidente ocurrido el sábado.

"Mi hijo nunca fue un terrorista. Nunca rezó y bebe alcohol. Y bajo el efecto del alcohol y del cannabis pasó lo que pasó".

En cambio, el hermano y el primo de Ben Belgacem, un francés de origen tunecino, siguen siendo interrogados por la policía.

"El sábado me llamó a las siete u ocho de la mañana. Estaba extremadamente nervioso, ni siquiera su madre lograba entender. Me dijo: 'papá, te pido perdón, hice una estupidez con un gendarme (…) Yo le respondí: no, no te perdono porque atacaste un gendarme".

El padre intentó saber dónde se encontraba su hijo, pero Ziyed Ben Belgacem le dijo solamente que "estaba en la autopista" y cortó. Preocupado, el padre, junto a su otro hijo, se presentó a la comisaría para contarles lo que estaba pasando.

"Cuando llegué a la comisaría me di cuenta de que la policía había hecho su trabajo. No me dijeron directamente que había muerto. Es terrible, ¿pero qué quiere que le diga? Las malas compañías, la droga… Al final soy yo el que sufre".

Un primo del atacante se presentó también de forma voluntaria a la comisaría el sábado. La noche anterior, había estado con él en un bar de las afueras de París.

Los investigadores intentan esclarecer el perfil psicológico de Ziyed Ben Belgacem, de 39 años, con antecedentes penales por delitos comunes que había presentado signos de radicalización.

Su autopsia, que se llevará a cabo este domingo, permitirá determinar si se encontraba bajo los efectos del alcohol o de las drogas en el momento de los hechos.

Durante el ataque, Belgacem gritó:

"¡Depongan las armas! ¡Pongan las manos en la cabeza! Estoy aquí para morir por Alá. De todos modos, va a haber muertos".

La fiscalía abrió un investigación por intento de homicidio, tentativa de asesinato a personas depositarias de la autoridad pública, en relación con una organización terrorista, así como por asociación delictiva terrorista criminal.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo