Corte Suprema de Estados Unidos vacila en caso de joven mexicano asesinado en la frontera

La Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos duda sobre cómo procesar al policía que disparó en contra de un joven mexicano en la frontera.

Por AFP

La Corte escuchó con compasión este martes a familiares de un joven mexicano asesinado en la frontera con México, pero duda sobre cómo eventualmente procesar al policía estadounidense autor del disparo.

Los jueces de la máxima corte examinaron los argumentos orales sobre el caso en que deberán decidir si la familia del joven Sergio Hernández Guereca tiene el derecho constitucional de procesar ante la justicia estadounidense al agente fronterizo que efectuó el disparo, hace siete años.

El examen de la Corte se realiza en plena crisis diplomática entre Washington y México por el propósito del presidente Donald Trump de bloquear la entrada de indocumentados mediante la construcción de un muro y enviar al país vecino la factura.

El 7 de junio de 2010, Hernández Guereca y tres amigos se encontraban en el lecho seco del río Grande, que divide a Ciudad Juárez, del lado mexicano, y El Paso, del lado estadounidense.

De acuerdo a testimonios, Hernández Guereca y sus amigos subían la pendiente del lado estadounidense para tocar la cerca y retornar al lado mexicano.

Irritado con la diversión, el agente Jesús Mesa capturó a uno de los jóvenes y efectuó un disparo desde territorio estadounidense, que alcanzó a Hernández Guereca en la cabeza y le provocó la muerte, al otro lado de la frontera.

Patrulla fronteriza

Posteriormente, Mesa afirmó que los jóvenes ignoraron su orden para que se alejaran del lugar y además arrojaban piedras en su dirección. La familia de Hernández Guereca, sin embargo, afirma que el joven estaba desarmado y no representaba ningún riesgo.

Ley más allá del medio del río

Ante esta situación, los jueces de la Corte Suprema estadounidense tienen ahora en manos un caso centrado en la cuestión del acceso a la justicia por parte de víctimas del uso extraterritorial de la fuerza.

El abogado Bob Hilliard, que representa a la familia de Hernández, argumentó este martes que el caso es simple por cinco razones:

"Primero, la conducta del agente ocurrió dentro de Estados Unidos. Segundo, fue un oficial civil de la policía. Tercero, quien presentó demanda es un civil, no un combatiente enemigo. Cuarto, el derecho a la vida es uno de nuestros derechos fundamentales. Y quinto, el gobierno de México apoya esta demanda".

Durante la discusión, varios de los jueces ponderaron en voz alta si existe una forma para que la ley estadounidense se aplique unos metros más allá de la frontera, ya que la limpieza del lecho seco (el sector entre las dos cercas) se hace en cooperación bilateral.

Esta idea (que permitiría a la familia de Hernández iniciar demandas en Estados Unidos) fue vigorosamente criticada por los abogados que representan al gobierno federal estadounidense y al propio agente.

Los jueces también discutieron si un fallo en favor de la familia de Hernández sentaría un precedente y abriría las puertas a otras demandas similares.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo