El oficialista Moreno se acerca a la victoria en la primera vuelta en Ecuador

El candidato oficialista Lenín Moreno se acercaba el lunes a una victoria en la primera vuelta en las elecciones presidenciales de Ecuador 2017.

Por AFP

Lenín Moreno, del movimiento socialista Alianza País, llegaba a un 39,09 % de los sufragios válidos, frente al 28,28 % del exbanquero conservador Guillermo Lasso, tras el conteo del 87,59 % de las actas.

"El escenario que me parece completamente probable es que rebasemos ese 40 % que necesitamos. Y el otro es que logremos una diferencia de más de 11 puntos con el segundo puesto y que no nos toque ir a una segunda vuelta (prevista para el próximo 2 de abril)", dijo el candidato de 63 años a sus simpatizantes.

"Esta es una lucha de largo aliento, porque esta batalla la vamos a ganar".

Moreno, aspirante a suceder al presidente saliente, Rafael Correa, dijo que todavía falta por contar gran parte de la poblada provincia de Manabí, el feudo del correísmo, severamente golpeado por el terremoto de abril, y los votos del exterior, donde también cuenta con holgada mayoría.

Cientos de seguidores de Lasso, animados ante la posibilidad del segundo turno (donde podría trabar alianzas con el resto de los opositores), se concentraron frente a la sede del Consejo Nacional Electoral (CNE) en Quito, en una vigilia para exigir transparencia en el escrutinio.

A medida que el recuento iba avanzando con extrema lentitud a favor de Moreno, los opositores, entre ellos el candidato a vicepresidente de Lasso, Andrés Páez, denunciaban a gritos la existencia de fraude.

En su último comunicado del domingo, el presidente del ente electoral desmintió los rumores de fraude y dijo que el conteo seguirá desarrollándose en la web y que dará una rueda de prensa durante la mañana de este lunes, con los resultados definitivos.

Desgaste

Los analistas siempre advirtieron de que iba a ser duro llevar al correísmo a la segunda vuelta, cuando cuenta con una base del 30% de sólido apoyo en el país.

"Estos 10 años han sido una muestra para que vean el progreso del país, aunque mucha gente no quiera ver lo que tenemos ante nosotros", señaló Nora Molina, una empleada pública de 53 años.

Pero más allá de que gane Moreno en la primer vuelta, el oficialismo ha sufrido una contundente pérdida de votos en relación a las presidenciales del 2009 y 2013, debido a la ausencia de Correa, una delicada situación económica y la corrupción que ensombreció la campaña.

Los resultados aún no permiten confirmar si el correísmo mantendrá la mayoría de dos tercios en el Legislativo.

"Antes Correa ganaba por más del 50 %, por la bonanza que había en ese momento. La gente sentía que vivía mejor, pero eso ya no es así", dijo a la AFP el economista Alberto Acosta-Burneo, consultor del Grupo Spurrier.

Según el Gobierno, el deterioro de la economía se debe a factores externos como la debacle petrolera, la devaluación de monedas vecinas, el fortalecimiento del dólar o los costes del terremoto del pasado abril.

Moreno, cuyo estilo conciliador contrasta con el temperamental Correa, representa el continuismo de un sistema que combina un disparado gasto social con altos impuestos y elevado endeudamiento.

La corrupción, que salpica a políticos de la región, también se fue instalando poco a poco como tema en la campaña. Con casos como el de la petrolera estatal Petroecuador, que implicó a un exministro de Correa, y el de los supuestos sobornos de la firma brasileña Odebrecht a funcionarios ecuatorianos, por unos 33,5 millones de dólares.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo