Corea del Norte no confía en la investigación de Malasia sobre Kim Jong-nam

Autoridades de Corea del Norte afirmaron que no confían en la investigación de Malasia sobre el asesinato de Kim Jong-nam.

Por AFP

Corea del Norte "no puede tener confianza en la investigación de la policía malasia" sobre el asesinato de Kim Jong-nam, hermanastro del líder norcoreano Kim Jong-un, en Kuala Lumpur, declaró este lunes el embajador norcoreano en Malasia, Kang Chol.

"Han transcurrido siete días pero no hay ninguna prueba inequívoca sobre las causas de la muerte y, por el momento, no podemos tener confianza en las investigaciones de la policía malasia".

El embajador regresaba del Ministerio de Relaciones Exteriores de Malasia, adonde había sido convocado tras declarar que la investigación estaba políticamente motivada y haber acusado a Kuala Lumpur de asociarse con las "fuerzas hostiles" a Corea del Norte.

Tras esas declaraciones, el Ministerio malasio de Relaciones Exteriores llamó a consultas a su embajador en Corea del Norte.

"El Ministerio enfatizó que, dado que la muerte ocurrió en territorio malasio en circunstancias misteriosas, es responsabilidad del Gobierno malasio investigar la causa de la muerte", indicó un comunicado del Ministerio de Exteriores malasio tras la reunión.

En un primer momento, tras la muerte de Kim Jong-Nam, la policía malasia informó a la embajada de Corea del Norte de que un ciudadano con pasaporte diplomático había fallecido de muerte natural, afirmó Kang.

El embajador, además, acusó a unos policías malasios de haber golpeado a un adolescente, hijo de un sospechoso norcoreano detenido en Kuala Lumpur la semana pasada.

Cinco ciudadanos norcoreanos son sospechosos de estar implicados en el asesinato de Kim Jong-nam, de 45 años, que al parecer fue envenenado el 13 de febrero por dos mujeres que supuestamente le rociaron la cara con líquido en el aeropuerto internacional de Kuala Lumpur, cuando se disponía a embarcar para Macao.

Desde entonces, la investigación del caso, digna de una novela de espionaje, ha dado lugar a una escalada de tensiones en las relaciones bilaterales entre los dos países asiáticos.

La policía malasia anunció el sábado que había detenido a un hombre de nacionalidad norcoreana en el marco de la investigación. Ese arresto elevó a cuatro el número de personas detenidas en el caso.

Unos expertos malasios efectuaron análisis de muestras del difunto para determinar la sustancia tóxica que supuestamente le rociaron en la cara.

Pero el sábado, el Ministro de Sanidad advirtió de que el análisis podría llevar hasta dos semanas y que no se comunicaría ninguna información "mientras no se encuentre algún resultado seguro".

El embajador norcoreano en Malasia, Kang Chol, afirmó el viernes que su país rechazaría los resultados de la autopsia, ya que "Malasia la impuso, sin nuestra autorización y sin que nosotros participáramos".

El diplomático añadió que había reclamado "de forma firme" la restitución del cuerpo al jefe de la policía malasia y que éste se lo había negado.

Según Corea del Norte, Malasia "conspira con fuerzas que nos son hostiles", insinuando que se trata de una acción surcoreana en su contra.

Por su parte, Corea del Sur acusó de la muerte a Corea del Norte, mencionando una "orden permanente" de Kim Jong-un de eliminar a su hermanastro, que presuntamente ya había sufrido una tentativa de asesinato en 2012.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo