El presidente electo de EEUU, en guerra abierta con sus espías

Por Publinews
[gallery link="file" ids="686124,686125,686126"]

Aún no investido presidente, Donald Trump profundiza en la brecha con sus futuros servicios de inteligencia, a quienes acusa públicamente de incompetencia y deslealtad, mientras que sus ministros designados expresan respeto por ellos.

El jueves, durante su audiencia de confirmación ante el Congreso, el futuro director de la CIA, Mike Pompeo, vivió un momento incómodo, ya que fue designado para dirigir la más célebre de las agencias de inteligencia por un presidente electo que se burló de ella.

En Twitter, y también tras su primera conferencia de prensa desde que fuera elegido el 8 de noviembre, Trump acusó públicamente a los servicios de inteligencia de estar detrás de la difusión por la prensa de un informe no verificado que evoca sus presuntos vínculos de larga data con Rusia y otras informaciones comprometedoras.

Los jefes de las agencias de espionaje estadounidense presentaron a Trump un resumen de este informe el viernes pasado, según CNN y otros medios.

"Es un escándalo, un escándalo, que las agencias de inteligencia hayan permitido (la publicación) de una información que se reveló errónea y falsa", criticó Trump, agregando que "es el tipo de cosas que hubiera hecho e hizo la Alemania nazi".

También criticó el papel de los medios, en particular al sitio Buzzfeed, el primero en subir a la web este informe, calificado por Trump como "un montón de basura".

– Llamado de Clapper –

Sus críticas hicieron que fuera contactado telefónicamente por el director de los servicios de inteligencia, James Clapper, quien le dijo estar "consternado" por la difusión pública de este documento no verificado que lo vincula con Rusia.

Clapper también afirmó que sus servicios no eran responsables de estar detrás de ese documento ni de su difusión. Trump transmitió en Twitter su alegría por haber sido llamado por el jefe del espionaje estadounidense, calificando nuevamente al documento sobre su persona de "mentiroso y ficticio".

Clapper, cuya oficina coordina las 17 agencias de inteligencia de EEUU, se abstuvo de comentar acerca del documento, sobre el cual sus servicios no emiten "valoración en cuanto a la fiabilidad de las informaciones" que contiene.

Sólo se inquietó de que haya estado en línea en la web, algo "extremadamente tóxico y riesgoso para la seguridad nacional", según indicó.

Un experto del Consejo de Relaciones Exteriores, Max Boot, conocido por sus posturas antiTrump, sugirió al presidente electo en el New York Times "limpiar su nombre" nombrando una comisión especial para que investigue estas alegaciones.

Desde su elección, Trump contradijo en varias oportunidades a los servicios de inteligencia que dirigirá luego de su investidura el 20 de enero, rechazando sus conclusiones sobre las interferencias de Rusia en la campaña presidencial.

Llegó incluso a darle crédito a Julian Assange, el fundador de WikiLeaks, un detractor de Hillary Clinton, quien negó que Moscú le hubiera transmitido las informaciones pirateadas al Partido Demócrata, contrariamente a lo que afirman los servicios estadounidenses.

– Los resúmenes 'cuando los necesito' –

Trump reconoció el miércoles por primera vez que Rusia estuvo detrás de los pirateos al Partido Demócrata, pero enseguida agregó que Estados Unidos era pirateado además por "otros países".

El futuro presidente también mostró su desconfianza sobre las agencias de inteligencia en diciembre pasado, diciendo que no deseaba recibir sus resúmenes diariamente, como se hacía tradicionalmente. "Los tomo cuando los necesito", dijo Trump entonces.

Los futuros miembros de su Administración, que se expresaron este jueves en audiencias en el Congreso, se mostraron, sin embargo, más afables con estos servicios de inteligencia.

El próximo jefe del Pentágono, James Mattis, afirmó que tenía un "muy alto grado de confianza" en los servicios de inteligencia estadounidenses.

Por su lado, el futuro director de la CIA, Mike Pompeo, atribuyó los ataques informáticos contra los funcionarios demócratas a "altos responsables en Rusia".

El miércoles, el futuro jefe de la diplomacia Rex Tillerson juzgó que Rusia representaba un "peligro" y que los aliados estadounidenses de la Alianza Atlántica (OTAN) estaban alarmados con razón.

Los jefes de inteligencia presentaron la semana pasada a Trump, así como al presidente saliente, Barack Obama, un resumen de dos páginas de las potencialmente embarazosas afirmaciones que involucran a Rusia, según la cadena CNN, el diario The New York Times y otros medios estadounidenses.

Clapper indicó que habló con Trump el miércoles sobre las afirmaciones no verificadas de que sus asistentes se coludieron con el Kremlin para ganar las elecciones de Estados Unidos, y que Rusia tenía información comprometedora sobre el magnate.

"Tuve la oportunidad de hablar con el presidente electo Donald Trump para discutir los recientes informes de los medios sobre nuestra reunión informativa del viernes pasado", dijo Clapper en un comunicado.

"Le expresé mi profunda consternación por la filtración que ha estado apareciendo en la prensa, y ambos concordamos que eran extremadamente corrosivas y dañinas para nuestra seguridad nacional", agregó.

Furioso, Trump rechazó el informe sobre sus relaciones con Rusia y con detalles personales salaces de un viaje a Moscú, que pueden poner en jaque su presidencia, y criticó a la comunidad de inteligencia y a los medios estadounidenses. El presidente electo calificó el texto de "mentiroso".

Clapper le manifestó a Trump que dudaba de que la filtración hubiese sido obra de la comunidad de inteligencia estadounidense. "Hice hincapié en que este documento no es un producto de la comunidad de inteligencia de Estados Unidos y que no creía que la filtración proviniera de la CI (Comunidad de Inteligencia)", indicó.

"La CI no ha hecho ninguna valoración de que la información en ese documento sea confiable y no nos basamos en él para nuestras conclusiones", agregó.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo