El ejército iraquí lanza la segunda fase de su ofensiva contra el EI en Mosul

Por Publinews

Las fuerzas iraquíes lanzaron este jueves la segunda fase de su ofensiva para retomar la parte oriental de Mosul, en manos del grupo yihadista Estado Islámico (EI), que controla la segunda ciudad del país desde hace más de dos años.

Desde el comienzo de la ofensiva, el 17 de octubre, las fuerzas de élite del contraterrorismo (CTS) han recuperado varios barrios del este de Mosul y se acercan al Tigris, el río que atraviesa la ciudad de norte a sur; aún así, los yihadistas continúan ocupando en su totalidad la parte occidental y oponen una resistencia feroz.

“La segunda fase ha sido lanzada para liberar la [parte] oriental de Mosul”, dijo a la AFP el teniente general Abdelghani al Asadi, jefe del CTS.

“Nuestras fuerzas comenzaron a las 07H00 [04H00 GMT] a avanzar hacia el barrio de Al Qods, y se enfrentan en este momento al enemigo, que resiste”, añadió.

Simultáneamente, el ejército y la policía iraquíes también avanzan en los frentes norte y sur de la septentrional ciudad, último bastión del EI en Irak.

Sobre el eje norte, fuera de Mosul, el ejército “ha liberado las aldeas de Al Sada y Al Tawila”, explicó por su parte el general Abdul Amir Yaralá, comandante en jefe de la ofensiva.

– Repliegue hacia el oeste –

En Mosul, “la línea de defensa del enemigo ha sido derribada y los cadáveres de los combatientes de Dáesh [acrónimo árabe del EI] cubren las calles de los barrios de Al Salam, Al Intisad, Al Wahda, Al Falestin y Al Qods”, informó el general Raed Shaker Jawdat, jefe de la policía iraquí.

“La policía federal entró en profundidad en los barrios de Al Qods y Jadida al Mufti”, continuó.

El alto oficial también explicó que los drones de la policía “observan” a los combatientes del EI que se repliegan sobre la ribera derecha del Tigris, en la parte oeste de la ciudad, atravesando un puente para peatones que ha sido muy dañado por los combates.

“La artillería los toma como objetivo”, agregó.

Un vecino del este de Mosul dijo a la AFP haber escuchado “numerosas explosiones”. “Los habitantes están encerrados en sus casas”, dijo este testigo bajo cobertura de anonimato.

Esta nueva fase tiene por objetivo recuperar el impulso de la ofensiva que se ha ralentizado un poco en las dos últimas semanas.

Extenuado por dos meses de lucha encarnizada, el ejército decidió “revisar los planes militares” y hacer una pausa “para reducir las bajas”, había explicado el primer ministro, Haider al Abadi, la semana pasada.

Los combates son cada vez más arduos, al punto que se desarrollan en un marco urbano, rodeado de civiles. Además, los yihadistas no sólo han recurrido a la artillería, sino también a los atentados.

Según Al Abadi, el ejército ha sido atacado unas “900 veces” con coches bomba en las calles de Mosul desde el 17 de octubre.

– “Tres meses” para eliminar al EI –

El martes, el primer ministro iraquí había afirmado que las fuerzas de seguridad necesitaban “tres meses para eliminar” al EI, una ímplicita marcha atrás en su promesa del mes de noviembre, que era “liberar Mosul antes de fin de año”.

En su empresa, las fuerzas gubernamentales están respaldadas por la coalición internacional antiyihadista liderada por Estados Unidos, que lanza ataques aéreos regularmente.

El miércoles, los aviones de la coalición realizaron tres ataque, que destruyeron, particularmente, “una unidad táctica del EI”, explicó el mando de la coalición (CJTF, Combined Joint Task Force).

El grupo yihadista suní tomó el control en 2014 de vastos territorios en Irak, aunque las fuerzas progubernamentales han recuperado desde entonces buena parte de estos, con la notoria excepción de Mosul.

Además de los combates convencionales, el EI continúa perpetrando atentados en las zonas de las que ha sido expulsado por el ejército, como en Gogjali, en la periferia de Mosul, donde 23 personas murieron en un doble atentado la semana pasada.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo