El político holandés Geert Wilders, absuelto de incitación al odio

Por Publinews

El diputado de extrema derecha Geert Wilders, juzgado por haber prometido “menos marroquíes” en Holanda, fue hallado culpable de discriminación por la justicia, pero absuelto del cargo de incitación al odio, a tres meses de unas elecciones decisivas en el país.

En su veredicto, los jueces aseguraron que “el carácter inflamatorio de sus declaraciones” indujo a “discriminar a gente de origen marroquí”. Sin embargo, no hay “suficientes pruebas” de que sus palabras incitaran al odio. El diputado tampoco deberá pagar la multa de 5.000 euros exigida por la fiscalía, según la sentencia.

“En su caso, la cuestión más importante era saber si Wilders ha cruzado la raya. El veredicto ha respondido a esa cuestión”, señalaron los jueces. “Por ello, la cámara considera que se ha hecho justicia. Y consecuentemente, no se impondrá ningún castigo”.

Wilders, de 53 años, reaccionó inmediatamente afirmando que apelará la sentencia, que considera una “gran pérdida para la libertad de expresión”.

El veredicto llega apenas tres meses antes de que millones de holandeses acudan a las urnas para elegir a su próximo primer ministro, un puesto al que Wilders aspira desde hace mucho tiempo. Los últimos sondeos atribuyen 34 escaños a su Partido para la Libertad (PVV), diez más que al partido del primer ministro, el liberal Mark Rutte.

El proceso, lejos de dañar al controvertido diputado, probablemente aumente su popularidad entre los electores. “Es una situación en la que gana sí o sí”, afirmaba Joost van Spanje, profesor asistente en la universidad de Amsterdam, antes de conocerse la decisión de los jueces.

– ‘Menos marroquíes’ –

Conocido por sus posturas contra la inmigración y los musulmanes, el responsable ha sido juzgado por unas declaraciones hechas tras las elecciones municipales de marzo de 2014 en La Haya, donde preguntó a sus militantes si querían “más o menos marroquíes en (su) ciudad y en Holanda”.

Frente a una muchedumbre que gritaba “¡menos! ¡menos! ¡menos!”, había respondido con una sonrisa: “Nosotros nos encargaremos”.

Ese tipo de declaraciones, que habían provocado 6.400 quejas de ciudadanos y organizaciones, “dañan profundamente la dignidad humana”, declaró el representante de la fiscalía Wouter Bos. Los holando-marroquíes dicen sentirse “ciudadanos de segunda”, consideró. “Hay que acabar con las declaraciones racistas”.

“Wilders señaló a todo un grupo de ciudadanos sin hacer distinciones”, establecieron los magistrados. Esas declaraciones infieren que “este grupo tiene menos derecho a residir en Holanda”.

“Por ello, estas declaraciones pueden verse como un ataque a la dignidad de este grupo en su conjunto. Es insultante para todo el grupo”, según los jueces.

Wilders había boicoteado la mayor parte de las audiencias y se negó a presentarse en el juzgado para la lectura de la sentencia.

Justo antes de la lectura del veredicto, comentó en Twitter: “Sea cual sea el veredicto, seguiré diciendo la verdad sobre el problema marroquí y ningún juez, político o terrorista me detendrá”.

Si es elegido como primer ministro, Wilders ha prometido confiscar coranes, cerrar mezquitas y escuelas islámicas, cerrar las fronteras y prohibir el paso a los migrantes procedentes de países musulmanes.

Sus posturas le han valido amenazadas de muerte de grupos yihadistas como Al Qaeda y el Estado Islámico (EI). Wilders lleva escolta permanente y es llamado “el hombre más protegido de Holanda”.

La sentencia, no obstante, supone que el líder de ultraderecha tendrá a partir de ahora una ficha judicial que le dificultará, por ejemplo, viajar a Estados Unidos, señaló el tabloide Algemeen Dagblad.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo