El atacante de la iglesia de Charleston dejó una escena caótica y sobrecogedora

Por Publinews

El autor de la masacre racista donde murieron nueve personas en una iglesia del sureste de Estados Unidos dejó una escena sangrienta, caótica y sobrecogedora, según las imágenes de la escena del crimen que vio este jueves el jurado.

El juicio federal contra Dylann Roof por matar a tiros a los parroquianos de la iglesia metodista episcopal africana Madre Emanuel comenzó el miércoles en un tribunal federal en Charleston, Carolina del Sur.

El juez federal Richard Gergel había advertido en la mañana a los supervivientes y familiares de las víctimas presentes en el tribunal que a lo largo del día se mostrarían imágenes “muy gráficas”, y les recomendó salir de la sala si querían.

Pero muchos de ellos decidieron quedarse, según reportó el canal WCIV, filial local de ABC.

“Era caótico. Había múltiples víctimas, múltiples piezas de evidencia. Era sobrecogedor”, dijo al jurado Brittany Burke, una oficial que investigó el caso, al describir lo que encontró al llegar al lugar del crimen.

A los oficiales les tomó entre ocho y nueve horas procesar la escena del crimen, detalló.

Las imágenes mostraban grandes charcos de sangre, numerosos casquillos de proyectiles y a las víctimas bañadas en sangre, en el suelo, tiradas sobre las mesas o debajo de ellas.

La oficial dijo que en total se hallaron 74 casquillos, todos correspondientes a una Winchester 45, de acuerdo al diario local The Post and Courier.

Una de las víctimas, Susie Jackson, de 87 años, recibió 11 impactos de bala. Las demás recibieron de tres a ocho impactos cada una.

La oficial detalló que corría tanta sangre que era imposible saber si alguno de los funcionarios encargados de procesar el caso -bomberos, socorristas, policías- había caminado sobre ella.

Roof permanecía inmóvil, mirando fijo hacia abajo y sin mostrar emociones mientras las imágenes eran proyectadas en la sala, reportó The Post.

– Malvado –

El fiscal Jay Richardson dijo al iniciar la audiencia del jueves que Roof seguía disparando a sus víctimas, que yacían en el suelo, poniéndose de pie encima de ellas.

El joven, de 22 años, enfrenta 33 cargos y puede ser condenado a la pena capital por la muerte de los fieles que participaban en una reunión de estudio de la Biblia el 17 de junio de 2015.

El miércoles, el jurado escuchó el conmovedor testimonio de una sobreviviente del ataque, Felicia Sanders, quien se hizo la muerta junto a su nieta mientras veía a su hijo desangrarse.

“Nosotros creíamos que él venía a buscar al Señor”, dijo Sanders, entre sollozos. “Pero todo el tiempo él fue simplemente malvado, malvado, tan malvado como se puede ser”.

La defensa pidió que se anulara el juicio argumentando que estos testimonios tan emocionales inclinan al jurado en contra del acusado.

“Muchas personas del público, así como personal de la corte e incluso del jurado, estaban llorando con ella”, escribió la abogada Sarah Gannett en la moción, que fue rechazada por el juez.

La defensa dijo que hasta la madre de Roof sufrió un ataque cardíaco durante el testimonio de Sanders y debió ser hospitalizada.

En su alegato de apertura, el fiscal Richardson había dicho que el ataque fue frío y premeditado.

La defensa no cuestionará los hechos ni buscará contradecir los testimonios de la fiscalía, pero pedirá a los miembros del jurado que intenten entender los factores que motivaron la ideología racista de Roof para no condenarlo a muerte.

– Tensiones raciales –

Roof se ocupará personalmente de su propia defensa en una fase ulterior del juicio, cuando se aborde la pena de muerte, si es declarado culpable.

La matanza causó gran conmoción en la opinión pública nacional e internacional, en momentos en que Estados Unidos está sumido en una serie de episodios que dejan en evidencia sus tensiones raciales.

Entre ellos, los actos vandálicos de grupos de supremacistas blancos están en aumento y los casos de abuso policial contra la población negra han llevado a numerosas protestas.

También en Charleston, la semana pasada se anuló el juicio al expolicía Michael Slager, acusado de matar por la espalda a Walter Scott -un hombre negro desarmado que huía de una infracción de tránsito-, debido a que el jurado no fue capaz de ponerse de acuerdo para llegar a un veredicto.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo