Congreso del partido de Merkel para lanzar la batalla electoral

Por Publinews

La Unión Demócrata Cristiana (CDU), de Angela Merkel, celebrará un congreso el martes y el miércoles para lanzar la batalla por la reelección de la canciller alemana a un cuarto mandato en 2017 y frenar el populismo.

La propia Merkel es consciente de que la campaña será “más difícil” después de meses de debates y de críticas a su decisión de abrir las fronteras a unos 900.000 refugiados.

Merkel lleva al frente de la CDU desde hace 16 años y es la única candidata a su sucesión para un noveno mandato a la cabeza del partido, lo que equivale a una candidatura a la cancillería.

En esta ocasión, el número de votos servirá de termómetro interno antes de las legislativas, que probablemente se celebren en septiembre próximo.

Su decisión de volver a presentarse es del agrado del 64% de los alemanes, según un sondeo reciente, un índice satisfactorio, teniendo en cuenta que su popularidad se desplomó a finales de 2015 y a comienzos de 2016 por la crisis migratoria.

Su discurso ante 1.001 delegados lanzará la carrera para un nuevo mandato de cuatro años y esbozará el programa electoral.

En su declaración de candidatura, el 20 de noviembre, no entró en detalles.

Se limitó a defender los valores democráticos frente al populismo en el mundo, tras las victorias de Donald Trump en las elecciones estadounidenses y del Brexit en Reino Unido, y el fenómeno de los partidos de ultraderecha, como el Frente Nacional (FN), de Marine Le Pen, en Francia.

Merkel tendrá que diferenciarse de los socialdemócratas con los que gobierna actualmente y que confían en quitarle la cancillería el año que viene.

– ¿Existen los anti-Merkel?

Pese a su sobriedad, la canciller se presta más últimamente al baño de multitudes, como cuando los cantantes entonaron ‘You’re simply the best!’ a su llegada a algunas reuniones del partido.

Dieciséis años después de haber “eliminado” al excanciller Helmut Kohl a la cabeza de la CDU, ningún rival parece en condiciones de cerrarle el paso.

Circulan algunos nombres para sucederle algún día, como la ministra de Defensa, Ursula von der Leyen, o el titular de Interior, Thomas de Maizière, pero por ahora nadie ha osado batirse en duelo con ‘la jefa’.

Horst Seehofer, dirigente del partido hermano bávaro CSU, arremetió durante meses contra su política de acogida de migrantes, pero acabó enterrando el hacha de guerra.

A algunos militantes conservadores les cuesta digerir su política migratoria, pero eso no significa que vayan a intentar apartarla del poder.

“Constato que hay aquí y allá voces críticas, pero existe una posición clara para decir : ‘Sí con ella"”, resume un militante de Turingia (este), Niklas Wassmann.

– ¿Y después del congreso? –

Aunque el malestar interno parece contenido, la dirigente, de 62 años, tendrá que lidiar con el auge fulgurante e inédito desde la caída del nazismo de un partido populista de derecha, la Alternativa para Alemania (AfD).

Con alrededor del 13% de intención de voto, esta joven formación antiislam entrará probablemente en la cámara de diputados el año que viene y podría complicar la formación de la próxima coalición gubernamental.

Su ascenso ha obligado a Merkel a endurecer su discurso sobre los temas migratorios.

Este año, la CDU ha sufrido varios batacazos en diversos comicios regionales y todavía le quedan los de Sarre (26 marzo), de Schleswig-Holstein (7 de mayo) y sobre todo del estado federado más poblado, la Renania del Norte-Westfalia (14 de mayo).

Por el momento, la CDU lidera la intención de voto para las legislativas, pero con un 32%, es decir, casi un 10% menos que el resultado obtenido en 2013.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo