Un centenar de familias intenta huir de los barrios sitiados de Alepo

Por Publinews

Un centenar de familias intentó huir de la parte sitiada de Alepo, mientras las tropas del régimen siguen avanzando en ese sector rebelde de la segunda ciudad de Siria, que quieren reconquistar a cualquier precio.

En medio de la impotencia internacional frente a la determinación de Damasco y sus aliados rusos e iraníes de acabar con toda resistencia en Alepo, Francia anunció que iba a reunir en diciembre a los paises occidentales y árabes que apoyan a la oposición siria.

El ministro de Exteriores francés, Jean-Marc Ayrault, dijo que era “urgente reaccionar” después de que el régimen de Bashar al Asad lanzara hace más de una semana una gran ofensiva para reconquistar el este de Alepo, donde 250.000 civiles están sitiados.

En este sector, “un centenar de familias se congregaron el martes por la noche cerca de un paso entre el barrio [rebelde] de Bustan al Basha para pasar al de Sheij Maqsud”, indicó este miércoles a la AFP Rami Abdel Rahman, director del Observatorio sirio de derechos humanos (OSDH).

Sheij Maqsud es un enclave al norte de la ciudad en manos de fuerzas kurdas, que no apoyan ni al régimen ni a los rebeldes. Está situado entre la zona oeste de Alepo, en manos del régimen, y el este, controlado por los rebeldes.

Sin embargo, “cuando los civiles intentaban pasar del otro lado, se escucharon disparos”, cuenta Abdel Rahman, quien afirma basarse en fuentes presentes en el lugar.

– ‘Rehenes y escudos humanos’ –

El Gobierno sirio acusó el martes a los rebeldes de retener a 250.000 civiles de Alepo-Este para “utilizarlos como rehenes y escudos humanos”.

Determinado a cualquier precio a lograr la rendición del sector rebelde de Alepo, cuyo control perdió en 2012, el régimen lanzó octavillas el martes instando a los rebeldes a dejar la ciudad, pero también a que permitan hacerlo a los “civiles que desean partir”.

“Dejen de utilizarlos como rehenes y escudos humanos”, exigió el ejército.

Al entrevistar la AFP al grupo rebelde Nuredin al Zinki, este refutó estas acusaciones calificándolas de “rumores” expandidos por el régimen de Damasco.

“Estas informaciones no tienen nada que ver con la realidad (…). El régimen intenta a cualquier precio expander rumores para refrenar la determinación de los revolucionarios y de quienes los apoyan en el seno de la población de Alepo”, asegura Yaser al Yusef, de la oficina política del grupo.

Desde hace más de una semana, el Ejército avanza rápidamente en el barrio de Masaken Hanano, del que controla “casi la mitad”, según Abdel Rahmane. La toma de Masaken Hanano permitiría al régimen cortar el sector rebelde de Alepo en dos, aislando el norte del sur.

– Decenas de víctimas civiles –

En total, 143 civiles, incluidos 19 niños, han muerto en el este de Alepo en una semana, y otros 16 civiles, entre ellos diez niños, han fallecido en el oeste de la ciudad, como consecuencia de disparos rebeldes, según el OSDH.

El avance de las fuerzas gubernamentales acrecienta la desesperación de la población de los barrios caídos en manos de los rebeldes en 2012. Sus habitantes no han sido abastecidos o socorridos desde hace más de cuatro meses.

El jefe de operaciones humanitarias de la ONU, Stephen O’Brien, también ha denunciado el asedio a Alepo, cuyos habitantes “están aislados, hambrientos, o están siendo bombardeados para obligarlos a someterse o huir”. “Es una táctica deliberada (…), una forma cruel de castigo colectivo”, sentenció.

Por su lado, el Ejército ruso afirma tener pruebas de que los rebeldes de Alepo utilizan armas químicas y ofreció suministrarlas a la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ).

La guerra en Siria, que ha causado más de 300.000 muertos desde 2011, no parece movilizar demasiado al presidente electo de EEUU, Donald Trump. En entrevista el martes con el diario The New York Times, se limitó a decir que, sobre Siria, él tenía “una perspectiva diferente de la de todo el mundo”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo