El pavor de los turistas evacuados tras el terremoto en Nueva Zelanda

Por Publinews

Los turistas evacuados en helicópteros relataron este martes los segundos de pavor vividos tras el violento terremoto de magnitud 7,8 que azotó en los primeros minutos del lunes una zona costera de Nueva Zelanda.

El terremoto, que dejó dos muertos, ha sido uno de los más fuertes jamás registrados en este país, ubicado en una zona de alta actividad sísmica conocida como el “cinturón de fuego” del Pacífico, donde se contabilizan cada año hasta 15.000 sismos.

El terremoto sembró el caos en la localidad turística de Kaikura, en la Isla del Sur, cuyas vías de acceso terrestre han quedado ahora impracticables debido a deslizamientos de terreno.

“Nunca antes había pasado tanto miedo en mi vida” relata David Foulds, un turista de Auckland que el domingo por la noche llegó con su mujer a Kaikura, horas antes del seísmo, y que se hallaba en el interior de su vehículo, detenido, cuando la tierra tembló.

“Pensamos que la gente zarandeaba el coche, daba tumbos” dice a AFP. “Cuando todo terminó, salimos disparados. La ciudad era un caos”.

La pareja formaba parte del primer centenar de turistas evacuados por helicópteros de Kaikura. En el momento del terremoto había 1.200 visitantes en esa localidad de 2.000 habitantes conocida como punto de partida para excursiones de avistamiento de ballenas.

Imágenes aéreas tomadas cerca de Kaikura mostraron líneas férreas arrancadas y desplazadas hasta 10 metros por la fuerza telúrica.

El epicentro del temblor fue localizado a 23 kilómetros de profundidad, cerca de esta localidad ubicada a 90 kilómetros al norte de Christchurch, donde un sismo de magnitud 6,3 causó 185 muertos en febrero de 2011.

Un barco de la marina, el ‘HMNZS Canterbury’, capaz de evacuar a centenares de personas, llegará a la zona, probablemente el miércoles.

Entre tanto, cuatro helicópteros del ejército fueron movilizados, así como aparatos privados, para llevar a los turistas hasta Woodend, justo al norte de Christchurch. Desde el lunes, se han registrado más de 1.200 réplicas.

– ‘Todo caía, todo se estrelló’ –

Peter Möller, un alemán de vacaciones para el “viaje de su vida”, con su esposa, su hija y su nieto, con motivo de sus 60 años, creyó que la casa rodante donde dormían iba a volcar.

“Todo caía, todo se estrelló en el interior” cuenta. “Estábamos desde luego al tanto del terremoto de Christchurch, pero jamás imaginé que nos tocaría vivir uno”.

Deslizamientos de terreno hicieron caer toneladas de tierra sobre un importante eje del tráfico por carretera.

El instituto oficial neozelandés GeoNet indicó que localizaron entre 80.000 y 100.000 derrumbes durante los reconocimientos aéreos de las zonas afectadas. GeoNet advirtió además contra el riesgo que representan.

El primer ministro neozelandés, John Key, dijo que completar una evacuación segura es ahora la principal prioridad.

Debido a estos acontecimientos, Key relató que no pudo contestar a la primera llamada del presidente electo estadounidense, Donald Trump.

“Intentaba ponerse en contacto conmigo y eso ocurrirá muy pronto”, dijo el primer ministro. “Voy a mantener encendido mi teléfono”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo