Cubanos en Miami, por primera vez divididos entre demócratas y republicanos

Por Publinews

Los cubanos en Miami juegan dominó entre discusiones políticas y el sonoro golpe de sus fichas. La escena se ha mantenido intacta desde hace décadas, pero algo clave cambió en estas elecciones: antes eran monolíticamente republicanos; ahora tienen el corazón dividido.

Basta lanzar una pregunta para despertar la chispa del desacuerdo en el Parque Dominó de la Pequeña Habana: “El embargo ha sido una basura”, “¿Vas a negociar con el comunismo?”, “Donald Trump es un racista”, “Yo voto por el que me mantenga mis beneficios migratorios”.

No quieren contar por quién van a votar y bromean acusando al periodista de “espía”. Son los cubanos de la vieja guardia y cargan en su historia un largo recelo a la prensa.

Uno de ellos es Carlos Padrón, de 61 años, según quien el candidato republicano “Donald Trump dice muchas sandeces”.

El voto de los hispanos en la presidencial de EEUU

El voto de los hispanos en la presidencial de EEUU

Christopher HUFFAKER, Sabrina BLANCHARD/afp.com

Foto:

“Es un hombre muy racista y yo, como latino, no estoy de acuerdo con él, porque se está metiendo con mi raza”, dice.

“Nadie te lo va a decir, pero la mayoría de los que están acá votan por él”, añade, señalando al medio centenar de jugadores. Sus tres compañeros de mesa asienten, en silencio. La jugada se tranca con un doble cuatro.

Los hispanos en general son mayoritariamente demócratas, pero los cubanoestadounidenses siempre se distinguieron por su conservadurismo. No obstante, esta tendencia ha cambiado en los últimos años debido al recambio generacional.

La estrategia de Trump ha sido entonces, en su intensa campaña en Florida -un estado que necesita ganar para llevarse la presidencia-, seducir a los exiliados que llegaron en los años ’60 y ’70.

Lo hizo cuando, hace cerca de un mes, modificó su postura sobre las relaciones entre La Habana y Washington -con las que antes estaba vagamente de acuerdo- y mostró una línea dura contra el levantamiento del embargo. Y esto es música para los oídos de los cubanos ultraconservadores.

Trump volvió a lanzar el anzuelo el miércoles en un mitin en Miami: “Cancelaremos el acuerdo unilateral de Obama con Cuba si no conseguimos el acuerdo que queremos (…) y que incluye la protección de las libertades religiosa y política”.

Hillary Clinton, candidata demócrata a la Casa Blanca, el 26 de octubre de 2016 en un acto de campaña en Miami

Hillary Clinton, candidata demócrata a la Casa Blanca, el 26 de octubre de 2016 en un acto de campaña en Miami

Robyn Beck/afp.com

Foto:

La Asociación de Veteranos de Bahía de Cochinos le dio su inmediato apoyo.

¿Pero qué sentido tiene apelar a estos cubanos octogenarios cuando la comunidad cubano en Estados Unidos hoy día prefiere la apertura?

Una encuesta de la Universidad Internacional de Florida (FIU) divulgada el mes pasado mostró que 63% de los cubanoestadounidenses en Miami se oponen al embargo.

Según Jorge Duany, director del Instituto de Investigaciones Cubanas de la FIU, Trump cuenta con que muchos de los cubanos más jóvenes, o llegados más recientemente, no podrán votar.

“Trump está apostando a que el voto más fuerte dentro de la comunidad es el voto conservador, el voto republicano y el voto de personas mayores de 65 años”, dice a la AFP. “En cambio, muchos de los jóvenes y los recién llegados no son ciudadanos”.

En cambio Hillary Clinton, que tiene más tracción entre los jóvenes y las minorías, ha sido firme en su apoyo a la apertura hacia Cuba en una jugada “bastante arriesgada”, según Duany.

No obstante, debido al cambio ideológico en la comunidad cubana en el país, esta postura no tuvo demasiado costo político entre sus electores.

Además, Clinton tiene otra carta bajo la manga: a pesar de que el discurso anticastrista de Trump gusta a los primeros exiliados cubanos, su retórica antiinmigrante es un hueso difícil de roer para ellos.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo