Los estudiantes de Teherán de 1979, "Wikileaks" en la embajada estadounidense

Por Publinews

Los estudiantes islamistas que ocuparon en noviembre de 1979 la embajada estadounidense en Teherán y publicaron miles de documentos secretos de la CIA fueron los ‘WikiLeaks’ de su época, declaró a la AFP quien fuera su portavoz entonces.

Actualmente vicepresidenta del país encargada de Medio Ambiente, Masumeh Ebtekar, hablaba entonces en nombre de quienes secuestraron a más de 50 personas durante 444 días.

Pedían la extradición del Shá, acogido en Estados Unidos meses antes tras ser derrocado.

Desde ese año, cada 3 y 4 de noviembre Irán conmemora este evento.

Fue su dominio del inglés lo que le valió a Massumeh Ebtekar, una estudiante de medicina de 20 años, ser la representante de aquellos jóvenes. La prensa internacional la apodó ‘Mary’.

Massumeh Ebtekar lamenta el aislamiento sufrido por Irán tras la toma de la embajada. Washington rompió relaciones diplomáticas con Teherán e impuso sanciones al país.

Pero se siente orgullosa del trabajo efectuado para revelar miles de documentos de la CIA que los diplomáticos estadounidenses intentaron destruir.

Algunos los recompusieron a partir de los papeles que habían sido triturados.

“Fuimos los ‘WikiLeaks’ de nuestra época”, explica Ebtekar, en referencia a la página web que lanzó hace diez años el fenómeno de las plataformas de internet de divulgación de documentos secretos.

Según algunos de estos documentos, la CIA intentó reclutar a políticos, sobre todo al que se convirtió en el primer presidente de la República de Irán, Abol Hasan Banisadr, y que luego tuvo que huir del país debido, en parte, a estas acusaciones.

“La crisis de los rehenes (…) se usó como arma para eliminar a la oposición”, explicó a la AFP Michael Axworthy, un historiador británico que ha publicado varios libros sobre Irán.

– ‘Paranoia’ –

Según Ebtekar, los documentos, recopilados más tarde en 77 volúmenes y publicados bajo el título ‘Documentos del nido de espías estadounidenses’, también mostraban cómo Estados Unidos actuó contra movimientos en el resto del mundo.

Su publicación fue “un momento importante para la política internacional”, considera Ebtekar.

Aunque ahora Masumeh Ebtekar apoya los esfuerzos del presidente moderado Hasan Rohani para normalizar las relaciones con Occidente, no se arrepiente de la toma de la embajada.

Los estudiantes estaban convencidos de que Estados Unidos preparaba un golpe de Estado contra la “joven y frágil” Revolución Islámica, dice.

“No eran extremistas, estaban convencidos de la inminencia del peligro”, según ella.

No era una sensación totalmente infundada. Los iraníes tenían en mente el papel desempeñado por la CIA estadounidense y por Reino Unido en el golpe de Estado de 1953 contra el primer ministro nacionalista Mohamed Mosadegh, que se atrevió a nacionalizar el petróleo iraní, en contra de la voluntad de Londres y de Washington.

“Había una cierta paranoia entre los estudiantes, pero no estaban, necesariamente, desprovistos de razón”, explica el historiador Michael Axworthy.

Según Ebtekar, el golpe de Estado de 1953 “instaló un gobierno títere que aplicó la política de los estadounidenses durante 25 años y a un déspota (el Shá) que impuso una dictadura”.

Para los estudiantes, la decisión de Washington de conceder asilo político al Shá era prueba de un complot.

Algunos historiadores consideran que no se preparaba una conspiración, sobre todo porque Mohamed Reza Pahlevi padecía cáncer en fase terminal.

En realidad, “Washington no sabía realmente lo que estaba ocurriendo”, asegura Michael Axworthy.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo