EE. UU.: decenas piden detener deportaciones de indocumentados

Los activistas a favor de los inmigrantes intensificaron en los últimos meses sus pedidos a Obama

Por: Publinews

Foto: EFE Foto: EFE
WASHINGTON. Decenas de manifestantes pidieron este martes detener las deportaciones de inmigrantes indocumentados al presidente estadounidense Barack Obama, quien enfrenta una crisis originada por el arribo masivo de niños que cruzan ilegalmente la frontera.

“Las deportaciones lastiman a nuestras familias, separándolas injustamente y lastiman a nuestras comunidades”, dijo a la AFP el reverendo luterano Carmelo Santos, uno de los varios líderes religiosos presentes en la protesta.

“Presidente Obama, luche por las familias”, se leía en varias pancartas que portaban frente a la Casa Blanca los manifestantes, entre ellos muchas mujeres centroamericanas con niños pequeños.

A medida que el proyecto de reforma del sistema migratorio se iba empantanando en el Congreso, los activistas a favor de los inmigrantes intensificaron en los últimos meses sus pedidos a Obama de que tome medidas unilaterales para detener las deportaciones, que batieron un récord durante su mandato.

Familias de padres inmigrantes que viven ilegalmente en Estados Unidos desde hace años pero con hijos nacidos en este país y por tanto ciudadanos, temen ser separadas por los funcionarios de la agencia inmigratoria ICE.

Ana, de 26 años, esposa y madre de dos hijos, fue detenida hace dos años “solo por parecer latina” y ahora vive esperando ser deportada a su Guatemala natal.

“Tenemos temor de que la familia sea separada”, dijo la joven mujer, que le solicita a Obama un “permiso de trabajo para estar legalmente” en Estados Unidos.

“Mi país no es lugar seguro para mis niños”, afirmó en la protesta.

– Sin victoria aún –

Pero el problema fronterizo ha tomado un cariz distinto con la llegada desde el pasado octubre de al menos 57.525 menores de edad indocumentados y sin compañía de sus representantes, lo que ha desbordado a las autoridades estadounidenses.

El secretario de Seguridad Interior, Jeh Johnson, se felicitó este martes por la caída reciente de las detenciones de niños -de 200 a 150 diarias-, pero subrayó que el fenómeno puede ser estacional: “no cantamos victoria”, dijo.

Johnson anunció la captura en el último mes de 192 “coyotes” o traficantes de personas y el decomiso de miles de dólares y armas en la zona fronteriza con México.

La operación, que sigue en pie, es parte de los esfuerzos del gobierno estadounidense para acabar con los traficantes, que pueden cobrar hasta 10.000 dólares por llevar a niños y adultos de zonas pobres de Centroamérica en el largo viaje por México hasta Estados Unidos.

Tres cuartas partes de los menores provienen de El Salvador, Honduras y Guatemala, lo que condujo a una reunión especial de Obama con los mandatarios de esos países este viernes en Washington.

Obama solicitó al Congreso recursos especiales por 3.700 millones de dólares para financiar agentes fronterizos adicionales, así como una mayor capacidad de acogida y expulsión de los inmigrantes clandestinos.

La Casa Blanca y algunos congresistas desean enmendar una ley antitráfico de seres humanos de 2008 con el fin de acelerar las expulsiones de menores provenientes de países no fronterizos.

Para el reverendo Santos, “lo más importante es crear un sistema justo para que estos niños tengan acceso a un proceso legal” y puedan presentar debidamente sus casos.

De lo contrario, “podemos estar devolviendo a muchos niños que son legítimamente refugiados”, afirmó.

Pero Johnson reiteró que la mayoría de los niños “no calificará para ningún tipo de medida humanitaria” y “serán expulsados”. AFP

Loading...
Revisa el siguiente artículo