Renunció el secretario de prensa de la Casa Blanca, Jay Carney

El anuncio lo hizo el propio Barack Obama, quien elogió la gestión del funcionario saliente y se refirió a él como un amigo cercano. Josh Earnest, segundo en la Secretaría, será su reemplazo

Por: Publinews

0011083404El secretario de prensa de la Casa Blanca, Jay Carney, renunció a su puesto, que a partir de ahora será ocupado por su segundo en la secretaría. El presidente Barack Obama en persona anunció la partida de Carney, en una aparición sorpresiva en la sala de prensa de la Casa Blanca el viernes. Además, dijo que Josh Earnest será el nuevo encargado de la función.

Obama se refirió a Carney como uno de sus amigos cercanos y un gran secretario de prensa que, según el presidente, seguirá oficiando como consejero externo. Su renuncia “tiene un sabor agridulce”, dijo el presidente.

Obama contó que Carney planea descansar en el verano antes de tomar un nuevo trabajo. “Jay tiene un buen juicio, un buen carácter y un buen corazón. Le echaré mucho de menos y seguiré recurriendo a su consejo dondequiera que vaya a partir de ahora”, dijo Obama.

El secretario saliente, de juveniles 49 años, estaba en el puesto desde febrero de 2011, cuando reemplazó a Robert Gibbs. Antes, había sido corresponsal de la revista Time en la Casa Blanca, y se unió a la administración Obama en 2008, como portavoz del vicepresidente electo Joe Biden.

Su reemplazante, Josh Earnest, de 39 años, trabajó en la campaña de Obama en 2008. La semana próxima, Earnest viajaría con el presidente a Europa, mientras que Carney dejará oficialmente el puesto a mediados o fines de junio.

“Jay se ha transformado en uno de mis más cercanos amigos y es una gran secretario de prensa y un gran consejero” dijo el presidente. “Voy a extrañarlo mucho. Continuaré confiando en él como amigo y consejero, luefo de que él se vaya a pasar todo el tiempo de su verano que pueda con sus hijos, antes de que decida qué es lo próximo para él”.

Carney desarrolló una reputación entre sus anteriores pares como un disciplinado y ecuánime portavoz que raramente deslizaba una noticia por error o hacía declaraciones por error que pudieran dañar a la Casa Blanca. A menudo, Carney discutió con reporteros cuando lo presionaban en cámara por respuestas sobre asuntos de política internacional o doméstica, o escándalos de la Casa Blanca.

EFE

Loading...
Revisa el siguiente artículo