Jan Eliasson: “No hay que dejar que el genio de la guerra salga de la botella”

A medida que la ONU lleva a cabo negociaciones de paz para definir el destino de Siria, el vicesecretario general del organismo internacional le explica a Publinews que los países deben actuar antes para evitar crisis futuras.

Por: Publinews

Foto. MWN Foto. MWN

En tanto vicesecretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) Jan Eliasson tiene que atender las constantes erupciones de crisis que hay en el mundo. Actualmente ninguna es tan grave como la de Siria, donde recientemente la ONU pararon de contar los muertos. A pesar de ello, Eliasson, un veterano diplomático sueco, le dice a Publinews Internacional que el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, analiza el conflicto sirio sin contar los días que han pasado sino el número de fallecidos registrados. Y revela que las recientes mediaciones del organismo internacional han prevenido diversos conflictos.

Hace casi tres años entrevisté a Ban Ki-moon, quien me dijo que se deberían detener los asesinatos en Siria. Desde entonces se han empeorado. ¿Para qué es buena la ONU si no es capaz ni siquiera de evitar la muerte de civiles inocentes?

Primero que todo, déjeme recordarle que la responsabilidad primaria de alcanzar la paz recae en las partes en conflicto. Desafortunadamente no hemos visto unidad en el Consejo de Seguridad de la ONU. Tenemos que tener en cuenta que las Naciones Unidas son tan fuertes como sus Estados miembro desean que lo sean.

El Consejo de Seguridad es mucho más efectivo si hay una resolución fuerte, y este no ha sido el caso con Siria. Eso significa que nuestros habilidosos negociadores, Lakhdar Brahimi y Kofi Annan, tienen limitadas sus oportunidades de alcanzar un acuerdo. Esperamos que la conferencia de Ginebra, que tratará el tema de Siria, emprenda un proceso que conduzca a una solución negociada, pero esta situación ha tardado mucho y mientras tanto tenemos que enfrentar los síntomas del conflicto, la situación humanitaria.

Las Naciones Unidas han hecho todo lo posible para lidiar con la situación dentro de Siria. Es una gran tarea para la ONU, la Cruz Roja Internacional y las organizaciones no gubernamentales, además de los problemas con los refugiados, que son extremadamente serios, en Jordania, Líbano, Turquía e Irak.

¿Ayudaría si usted y el señor Ban se dirigen en una forma un poco más fuerte a los miembros del Consejo por no llegar a un acuerdo?

Hemos hablado abiertamente de la falta de unidad dentro del Consejo de Seguridad. Personalmente, Ban Ki-moon se siente muy fuerte sobre este tema. Él no está contando los días para llegar al fin del conflicto, él está contando los muertos. Para él, diez días de continua guerra significan mil o mil 500 asesinatos. Habría sido mucho más fácil si hubiéramos enfrentado esta situación con anterioridad. Cuando un conflicto sigue en pie, los sacrificios son mayores y las dificultades aumentan. Por ejemplo, el problema de los grupos extremistas no estaba presente al inicio del conflicto sirio.

Entonces ¿cuál es la lección aprendida de esta crisis?

Primero, actuar antes. No hay que dejar que el genio de la guerra salga de la botella. La principal lección es escuchar las vibraciones que hay en los alrededores, como las violaciones a los derechos humanos. Con esos actos deberíamos ser muy observadores: cuando empiezan, por lo general son un signo de que un conflicto va a hacer erupción. Y segundo, hay que involucrar a los vecinos y a las organizaciones regionales, en este caso la Liga Árabe.

¿Cree que el conflicto sirio ha hecho más fácil una reforma al Consejo de Seguridad, por lo que es obvio para el mundo que la ONU no puede seguir operando de esta manera?

Una reforma al Consejo de Seguridad es una cuestión de los Estados miembro. Pero un signo de la preocupación de los países sobre la necesidad de una reforma es que en octubre pasado Francia sugirió que el veto no debería ser aplicado a las situaciones en las que haya crímenes masivos. La reforma al Consejo de Seguridad es uno de los temas más difíciles de la ONU. Cuando fui presidente de la Asamblea General, este tema era el más difícil de adelantar.

Otra tarea importantísima de la ONU es mantener la paz. En el pasado, los países ricos contribuían noblemente a esta labor, pero ahora es hecha casi exclusivamente por soldados de las naciones más pobres, mientras que los acomodados sueltan el dinero. ¿Es esa una situación sana o saludable?

Estamos, por supuesto, muy agradecidos con los sacrificios que muchos países de África, Asia y Latinoamérica realizan en nuestras operaciones de paz. Pero también creo que nuestras operaciones deberían reflejar de una mejor manera el mundo tal como es. Somos una organización creada desde la universalidad y con igualdad en la soberanía de los Estados miembro. Tengo mucha esperanza en que los países que tradicionalmente han contribuido a mantener la paz acepten servir en esta labor.

Génova II habla

• ¿Qué es? Los diálogos de paz tendrán lugar en Suiza entre los dos bandos del conflicto sirio. Son convocados por diplomáticos de la ONU, Estados Unidos y Rusia.

• ¿Qué es el Comunicado de Génova? Un documento respaldado por la ONU que fue emitido en 2012 en que se instaba a Siria a formar un órgano de gobierno de transición, comenzar el diálogo nacional, revisar su constitución y celebrar elecciones libres y justas.

Entérate de mas: https://www.un.org/es/sg/dsg/

Elisabeth Braw/ Metro World News

Loading...
Revisa el siguiente artículo