Europa y EE.UU. se acusan de espionaje

La Casa Blanca afirmó el martes que revisaría sus prácticas en materia de espionaje de dirigentes extranjeros...

Por: Publinews

Getty Getty

BERLÍN. Estados Unidos, cuyos servicios habrían espiado al Vaticano, y Europa cruzaron el miércoles nuevas acusaciones de espionaje en momentos en que dos colaboradores de la canciller alemana Angela Merkel, que sería una víctima directa de escuchas, debían ser recibidos en Washington.

El miércoles, Alemania y Francia rechazaron acusaciones formuladas el martes por los máximos jerarcas del espionaje estadounidense y el gobierno español anunció que el jefe de los servicios secretos comparecerá ante el parlamento para informar sobre el tema.

Dos altos funcionarios de la cancillería debían entrevistarse con altos responsables de la Casa Blanca, después de las revelaciones de la presunta “pinchada” de un teléfono celular de Merkel.

También viajarán a Washington en los próximos días, los presidentes de los servicios secretos (BND) y de la Oficina de protección de la Constitución (los servicios de inteligencia interior).

El responsable del servicio de inteligencia exterior alemán BND, Gerhard Schindler, aseguró el miércoles en el semanario Die Zeit que “no se llevan a cabo operaciones de vigilancia de las telecomunicaciones desde la embajada alemana en Washington”.

El director nacional de inteligencia estadounidense (DNI), James Clapper, y el director de la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense (NSA), general Keith Alexander, indicaron el martes ante el Congreso que países “aliados” llevaban o llevaron a cabo actividades de espionaje contra Estados Unidos.

El portavoz de la canciller alemana Angela Merkel, Steffen Seibert, también desmintió implícitamente las acusaciones, haciendo referencia a una reciente declaración de Schindler.

En efecto, el jefe del BND afirmó el pasado 25 de octubre en el diario Bild que “no se lleva operaciones de vigilancia en Estados Unidos” y que “eventuales grabaciones realizadas por casualidad por nuestros sistemas técnicos son borradas”.

Por otra parte, el semanario alemán Stern afirma que unas treinta empresas estadounidenses llevan a cabo operaciones de espionaje en Alemania, ayudando principalmente en el análisis de escuchas o en la coordinación de misiones de agentes secretos.

Paralelamente, según informaciones reveladas este miércoles por el semanario Panorama – que serán publicadas en su edición del jueves – Estados Unidos vigiló incluso al Vaticano y al Papa.

Entre los 46 millones de llamadas telefónicas interceptadas en Italia, según el portal Cryptome, “habría también [llamadas] de y hacia el Vaticano”, escribe Panorama, que no cita fuentes.

Por otra parte, el jefe del gobierno español, Mariano Rajoy, anunció el miércoles que el jefe de los servicios secretos españoles comparecerá ante una comisión parlamentaria para hablar sobre el caso de espionaje presuntamente llevado a cabo por Estados Unidos.

El jefe del gobierno conservador reiteró que si se confirman las escuchas telefónicas por parte de Estados Unidos en España se trataría de unos actos “inapropiados e inaceptables entre socios y amigos”.

Según el rotativo español El Mundo, la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense (NSA) espió recientemente más de 60 millones de llamadas telefónicas en un mes en España, que se añadiría así a la larga lista de países europeos espiados, como Francia o Alemania.

Por otra parte Estados Unidos negó categóricamente el martes las revelaciones de los diarios francés Le Monde, el español El Mundo y el italiano L’Espresso sobre la interceptación de las comunicaciones de los ciudadanos europeos por la NSA.

“Para ser totalmente claro, no hemos recogido esas informaciones sobre ciudadanos europeos”, afirmó durante una audiencia en la comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes de EEUU, en la que precisó que se trataba de “datos suministrados a la NSA (Agencia de Seguridad Nacional)” por socios europeos.

El exconsultor de la NSA, Edward Snowden, al origen de estas revelaciones, había afirmado ya en una entrevista publicada en julio por el alemán Der Spiegel que los agentes de la NSA “trabajaban de la mano con los alemanes y la mayoría de Estados occidentales”.

La Casa Blanca afirmó el martes que revisaría sus prácticas en materia de espionaje de dirigentes extranjeros, pero seguía siendo vaga en sus promesas frente a la cólera de los europeos y a las críticas del Congreso.

Un alto funcionario de la Presidencia explicó a la AFP que el gobierno de Barack Obama evalúa declarar ilegales las escuchas de conversaciones de dirigentes aliados, pero señaló que esa decisión aún no se había tomado.

AFP

Loading...
Revisa el siguiente artículo