“No debemos temer a la bondad y a la ternura”

El Pontífice fue investido con un anillo del Pescador de plata, viajó en un jeep sin blindaje y se separó de la caravana para bendecir a un enfermo y continuar con su estilo propio.

Por: Publinews

La misa fue difundida en latín, la homilía y el salmo cantado en italiano y la primera y segunda lectura en inglés y castellano respectivamente / Foto: AFP

El papa Francisco inauguró su pontificado con un mensaje en favor de la paz y de “la ternura”, asegurando que servirá con humildad a una iglesia católica enfrentada a numerosos desafíos y protegiendo a los más pobres y olvidados.

Ante decenas de miles de fieles, entre 150 y 200 mil, según el Vaticano, y mandatarios de todo el mundo que se congregaron en la plaza de San Pedro para la misa, el primer papa latinoamericano fijó en su homilía las líneas de su pontificado.

El verdadero poder es el servicio, y también el Papa para ejercer el poder debe dirigir sus ojos al servicio humilde, concreto y rico de fe”, afirmó Francisco, que en solo unos días ha dado esperanzas de cambio en una iglesia desacreditada por los escándalos internos.

“No debemos temer a la bondad y a la ternura”, proclamó recibiendo una gran ovación.

La misa fue difundida en latín, la homilía y el salmo cantado en italiano y la primera y segunda lectura en inglés y castellano respectivamente / Foto: AFP

La popularidad y la espontaneidad del nuevo pontífice quedó demostrada antes de la misa en su recorrido en un jeep blanco totalmente descubierto, sin vidrios antibalas, por la plaza inundada de banderas de todos los países, muchas de ellas argentinas.

Francisco saludó sonriente a los fieles, besó a niños, e incluso rompió el protocolo y se bajó del papamóvil en un momento para acariciar el rostro de un enfermo.

Tras la ceremonia, el Sumo Pontífice recibió una a una a las 132 delegaciones extranjeras que asistieron a la misa en medio de un estricto dispositivo de seguridad.

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, vestida de negro estricto, fue una de las primeras en saludar al hasta hace una semana arzobispo de Buenos Aires.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, no pudo contener las lágrimas cuando llegó su turno, mientras que el presidente de Chile, Sebastián Piñera, y su esposa, Cecilia, llegaron cargados de rosarios, para que los bendijera.

También saludaron personalmente al nuevo papa los presidentes de Brasil, México, Paraguay, Costa Rica, Honduras y Panamá.

Además, recibió al controvertido presidente de Zimbabue, Robert Mugabe, y al ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Ali Akbar Salehi, así como la canciller alemana Angela Merkel.

Al término de la ceremonia Francisco envió dos tuits en los que insta a respetar “la creación” y explica que su misión será la de “servir a todos”.

Por la tarde, Francisco llamó por teléfono al papa emérito Benedicto XVI, con quien se reunirá el 23 de marzo en un almuerzo.

 

Las 10 curiosidades de la investidura de Francisco

 

Intervención divina

Sabemos que nuestro comandante influyó para que se convoque a un papa sudamericano”.

Nicolás Maduro, presidente de Venezuela

 

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo