El caso Odebrecht apenas empieza y llegará a ser más grande que La Línea, señalan expertos

Un abogado explicó el proceso que se sigue cuando una persona solicita asilo político en Estados Unidos, como lo hizo Manuel Baldizón, uno de los señalados en este caso.

Por Nancy Alvarez

El caso Odebrecht fue analizado en el programa A Primera Hora de Emisoras Unidas, luego de que el sábado se reportaran las primeras detenciones en Guatemala de personas supuestamente involucradas en el cobro de sobornos a la constructora brasileña.

Como invitados en cabina participaron Juan Rodolfo Pérez Trabanino, abogado penalista; y Mynor Melgar, exfiscal y exsecretario general del Ministerio Público (MP).

Los expertos consideraron que este caso apenas empieza y se hará más grande hasta quizá superar al de “La Línea”. Además, no descartaron que pueda llegar hasta el Congreso de la República y alcanzar a los diputados.

Esta investigación que involucra a guatemaltecos data de 2012 y está relacionada con una red de corrupción en toda América Latina, destacaron.

El Ministerio Público (MP) y la Policía Nacional Civil (PNC) realizaron 11 allanamientos el pasado fin de semana en los departamentos de Guatemala y Quiché, los cuales dejaron como resultado la captura de dos personas.

Asimismo, se dio a conocer que el excandidato presidencial del extinto partido Libertad Democrática Renovada (Lider), Manuel Baldizón, señalado en este caso, fue detenido en territorio estadounidense.

Esta persona solicitó asilo político y se encuentra actualmente en aquel país a la espera de ser escuchado por un juez.

¿Cómo funciona la petición de asilo?

En una entrevista realizada ayer, la fiscal general Thelma Aldana calificó como una “medida desesperada” la acción de Baldizón al solicitar el asilo político, tomando en cuenta que hay un proceso penal en Guatemala, existe una orden de captura internacional vigente y la petición la hizo en respuesta a esa orden.

Según la información, Baldizón fue detenido en Miami al intentar ingresar de forma normal con visa revocada a Estados Unidos, tras un viaje a República Dominicana.

Pérez explicó que en el momento en que el expresidenciable llegó a Estados Unidos sin visa, lo que procedía era el rechazo en frontera, pues si no cuenta con el permiso de ingreso no podía acceder al territorio.

Sin embargo, aclaró que hay excepciones, pues en el momento en el que la persona pide asilo político en defensa, las autoridades se inhiben de negarle el acceso a EE. UU.

“Se interrumpe el rechazo en frontera al decir: yo solicito el asilo”. “El caso pasa a un juez migratorio para establecer si ese miedo de ser perseguido político procede”, explicó.

 

En caso fuera rechazada la petición, Baldizón podrá apelarla, pero si por el contrario se el proceso de asilo avanza, le podrían fijar una fianza y permitirle que permanezca en el país norteamericano o detenerlo preventivamente e ingresarlo en un centro de reclusión.

Posteriormente, un juez deberá determinar si se le otorga o no un asilo político.

El abogado consideró que Baldizón conocía que el riesgo era latente y seguramente ya tenía un bufete en Estados Unidos al cual llamar si era detenido.

Por su parte, Melgar opinó que seguramente Baldizón ya tenía un plan de contingencia. “Ante la eventualidad de ser perseguido (se preparó para) aplicar maniobras legales”, dijo.

Según el exfiscal, evidentemente tendrá que regresar a Guatemala, pero no se sabe cuándo, pues depende del proceso que se siga en EE. UU. Por ello mencionó que el gran reto es ir contra su patrimonio para obligarlo a que vuelva

Un solo caso

Vía telefónica fue consultado Juan Francisco Sandoval, jefe de la Fiscalía Especial Contra la Impunidad (FECI) del MP, quien confirmó que se hizo la solicitud al Juzgado de Mayor Riesgo D para unificar los expedientes de los casos Odebrecht y “Construcción y Corrupción, los negocios del Micivi”.

“Es un solo caso, Odebrecht es un soborno más de todos los que supuestamente se dieron durante esa administración”, expuso.

De acuerdo con el fiscal, existió una misma modalidad para cometer las supuestas irregularidades en el Ministerio de Comunicaciones.

“Había asociación ilícita dentro de la cartera y la forma en que se realizó la exigencia para pagar las comisiones ilícitas fue la misma dinámica utilizada para otras constructoras. Odebrecht es una constructora más que pagó sobornos”, añadió.

Acerca de este tema, Melgar opinó que Odebrecht va a ser un caso gigante y juntar los dos va a significar un “megacaso”.

Además, resaltó la necesidad de que las entidades guatemaltecas, entre ellas el Ministerio Público, la Procuraduría General de la Nación (PGN) y la Contraloría General de Cuentas, actúen de forma articulada para atender esta situación para que se pueda avanzar en los trabajos en la carretera.

Mientras que Pérez coincidió en que “esto va a empezar a crecer”, pues por ahora solo hay algunas órdenes de captura, pero el caso será más grande y podría llegar incluso al Congreso de la República.

Tiene que investigarse si los diputados que votaron a favor de que se aprobara el contrato que se le otorgó a Odebrecht fueron comprados.

De igual forma, se debe atender el tema tanto en la vía administrativa como en la penal y debe haber mayor participación de parte de la PGN, pues a su criterio, hasta ahora ya sido la gran ausente.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo