Embajador de EE. UU. habla de su relación con el presidente Jimmy Morales

El diplomático también se refirió a la lucha contra la corrupción y consideró que esta se mantiene vigente en el país y cuenta con el apoyo de distintos sectores.

Por Nancy Alvarez
Foto: Embajada de EE. UU.
Embajador de EE. UU. habla de su relación con el presidente Jimmy Morales

El embajador de Estados Unidos en Guatemala, Luis Arreaga, se refirió este viernes a distintos temas, entre ellos la lucha contra la corrupción, el trabajo realizado desde que llegó al país y su relación con el presidente Jimmy Morales.

Arreaga aseguró que su relación con el mandatario guatemalteco es buena, que hablan “de muchos temas”, y que parte de su labor es trabajar con el Gobierno de este país.

“El gobierno guatemalteco fue el que dio el beneplácito para que yo viniera, eso requiere trabajar con el presidente electo por los guatemaltecos”, resaltó.

Asimismo, señaló que él y Morales han jugado tenis “un par de veces”, pues comparten el gusto por ese deporte. “Es parte de las relaciones humanas”, refirió.

Por aparte, el diplomático fue cuestionado acerca de si ha sido o sería mediador entre Morales y los titulares de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), Iván Velásquez; y el Ministerio Público (MP), Thelma Aldana, a lo cual respondió que no ve necesidad de mediar.

A su criterio, la relación del presidente con ambas entidades “es buena” y hasta ahora no ha escuchado nada que refiera que es contraria a lo cordial.

“El Gobierno sigue haciendo su trabajo, igual que el MP y la CICIG en la lucha contra la corrupción y esto está caminando”, aseguró Arreaga.

Su trabajo como embajador

El diplomático se refirió así a su origen guatemalteco: "Yo soy quien soy porque soy chapín, nací chapín, viví aquí (en Guatemala) hasta los 17 años, y eso me da una oportunidad de un acercamiento entre los dos pueblos".

En tanto, explicó cómo ha sido su trabajo desde que es embajador en su país natal. Recordó que ha tenido la oportunidad de reunirse con representantes de diferentes sectores del país, entre ellos, sociedad civil, sector privado, indígenas, y gobierno.

Aseguró que se siente con mucho optimismo porque ha observado en esos encuentros que en los distintos sectores hay esperanza de que el país va a salir adelante, solo que difieren en las opiniones de cómo llegar a ello.

De acuerdo con el embajador, Guatemala “es un país rico, donde hay muchos empresarios y emprendedores de primera línea, recursos naturales inmensos, pero sí hay problemas serios de desnutrición y falta de acceso a la educación”.

Por ello, indicó que Estados Unidos apoya con programas a los guatemaltecos, los cuales van enfocados en los tres temas primordiales de la estrategia de ese país: seguridad, prosperidad y buena gobernanza.

De igual forma, Arreaga aseguró que no existe injerencia de parte de EE. UU. en Guatemala, sino que lo definió como “un país amigo que entiende las necesidades y está dispuesto a trabajar con los guatemaltecos”.

“Estoy muy consciente de que el futuro de Guatemala está en manos de los guatemaltecos. Lo que sí queremos es apoyar los esfuerzos de los guatemaltecos para que tengan un futuro mejor, sin corrupción y con un crecimiento económico que vaya a más personas porque hay desnutrición y poco acceso a la educación”, agregó.

Resalta lucha contra la corrupción

A criterio de Arreaga, en Guatemala se mantiene la lucha contra la corrupción, algo que calificó como muy importante y consideró que en ella participa mucha gente. Además, aseguró que el presidente Morales apoya esa lucha, al igual que la CICIG, el MP, la sociedad civil y el propio Estados Unidos.

Según Arreaga, las muestras que ha dado el mandatario de estar apoyando el combate a ese flagelo son el incremento al presupuesto para el MP y el trabajo cercano que existe entre la Fiscalía y los Ministerios de Gobernación y Finanzas.

“Existe buena cooperación entre el gobierno central y las autoridades encargadas de seguir lucha contra corrupción, como el Ministerio Público”, detalló.

De igual forma, el embajador dijo que “el experimento de CICIG es único en el mundo, porque fue un modelo pedido por el país y que ha funcionado”, y que “ha sido un beneficio para Guatemala y ha subido su nombre porque se está haciendo una lucha donde participan muchos actores, no solo CICIG”.

Recordó que antes de ser embajador en Guatemala trabajaba con temas de corrupción a nivel mundial y diplomáticos de otras naciones le cuestionaban cómo podían llevar una CICIG a sus lugares de orígen. Ucrania y algunos países de África estarían entre quienes buscaban adoptar un modelo similar, refirió.

Y, si bien Arreaga aseguró que apoyan la gestión del comisionado Iván Velásquez, dijo que su país está consciente de que el trabajo que se hace en la CICIG es de equipo.

“La lucha la ha liderado el comisionado, pero hay otros actores, investigadores, gente que trabaja día y noche por investigar y sacar eso adelante”, aseguró.

Por aparte, Arrega recordó que la política de Estados Unidos en relación al apoyo a Guatemala no ha cambiado, pese a los hechos recientes, incluida la declaración de “non grato” que hizo Morales sobre Velásquez.

“Venimos a trabajar con sociedad civil, sector privado, gobierno en la prosperidad, seguridad y buena gobernanza, que es el enfoque de nuestra estrategia en este país. Se hacía antes que yo llegara y seguiremos”, dijo.

El diplomático indicó que la óptica de Estados Unidos es la misma: “el Gobierno de Guatemala, el país, la sociedad civil y el sector privado están trabajando en la lucha contra la corrupción y nosotros estamos dispuestos a seguirlos apoyando”.

Muestra de ello es que el proceso de certificación de Guatemala para que pueda acceder a los fondos del Plan de la Alianza para la Prosperidad "está caminando". Hasta hoy, la situación muestra que el país sí se está en condiciones de ser certificado, según el entrevistado.

En otro tema, se cuestionó a Arreaga sobre los señalamientos que se hacían contra su antecesor Todd Robinson, a quien incluso tildaron de comunista.

“Es chistoso que se hable de diferentes teorías, que va a venir el comunismo, o que se quiere establecer una dictadura de derecha”, dijo, y consideró que esto es parte de una característica “chapina”, pues los guatemaltecos tratan de analizar lo que no se entiende muy bien y ponerlo de la forma que les parezca más correcta.

“Alguien me dijo una vez que si las teorías de conspiración fuesen un deporte, los guatemaltecos ganarían la medalla de oro en esas olimpiadas”, expresó el embajador Arreaga.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo