Hay que poner fin a la confrontación y que instituciones trabajen juntas para resolver los problemas, dicen expertos

Por Nancy Alvarez

Los temas de la corrupción y el funcionamiento del sistema de justicia en el país, así como el pronunciamiento hecho ayer por países miembros del Consejo de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) con relación a la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) fueron analizados hoy en el programa A Primera Hora, de Emisoras Unidas.

Como invitados en cabina participaron Julio Rivera Clavería, exviceministro de Gobernación; y Mynor Melgar, exfiscal y exsecretario general del Ministerio Público (MP).

¿Debe continuar la lucha contra la corrupción?

Rivera y Melgar coincidieron en la necesidad de que la lucha contra la corrupción continúe en Guatemala, pero también en la importancia de enfocar las acciones para combatir otros problemas que afectan el país.

“Al combatir la corrupción no debemos retroceder ni un milímetro, pero tampoco es la solución a los problemas del país. Una cosa es el manejo honesto de las finanzas del Estado, y otra, la problemática general del país”, expresó el exviceministro.

Y agregó que "la esperanza que se le está vendiendo" al guatemalteco es que con el combate a la corrupción se solucionan los problemas generales del país y, a su criterio, eso no es cierto.

De acuerdo con el entrevistado, el sistema está fallando, porque hay temas que preocupan a la ciudadanía, como extorsiones, asesinato, sicariato y robo de celulares, en los cuales no se está actuando lo suficiente.

Según el exfuncionario, la Fiscalía Especial Contra la Impunidad (FECI) “funciona bien porque CICIG trabaja con ella”, pero otras Fiscalías, como la de Delitos contra la Vida y la que investiga los casos de Extorsión no presentan resultados tan significativos.

Por aparte, Rivera resaltó que el trabajo se debe enfocar en fortalecer las diferentes instituciones de justicia.

“CICIG no va a estar 100 años en Guatemala, ni 50. Posiblemente esté 6 años más, por lo cual la importancia radica en el fortalecimiento institucional”, aseguró.

Mientras que Melgar indicó que “el fenómeno de la delincuencia y criminalidad es un monstruo de mil cabezas y cada una de ellas debe ser atacada”.

Según añadió, deben definirse prioridades para actuar en contra de cada una de esas “cabezas”, pues hoy en día las extorsiones y homicidios en Guatemala “están llegando a un punto totalmente incontrolable”.

A su criterio, con la misma eficiencia que se ha logrado avances en el combate a la corrupción, se debe lograr en las otras esferas.

De acuerdo con Melgar, la corrupción está ligada a casi todas las manifestaciones criminales, entre ellas el narcotráfico, lavado de dinero y tráfico de personas.

“Casi todas necesitan que se les permita operar y eso es lo que la corrupción genera, por lo cual se debe hacer esfuerzos coordinados contra todas las manifestaciones criminales”, argumentó el exfiscal.

En ese sentido, opinó que no todos los recursos se deben destinar a combatir la corrupción como tal, sino que paralelamente que se ataca la criminalidad a través de la corrupción, también debe atacarse otras fuentes de criminalidad.

Países expresan apoyo a la CICIG

En una reunión llevada a cabo ayer en Ginebra, en el marco del tercer Examen Periódico Universal sobre la situación de derechos humanos en Guatemala, países miembros del Consejo de Derechos Humanos de la ONU expresaron su apoyo a la CICIG.

Entre quienes emitieron sus pronunciamientos están Reino Unido, Estados Unidos y Alemania, quienes indicaron estar preocupados “por las medidas tomadas contra ese organismo por parte del Gobierno guatemalteco” e hicieron una serie de recomendaciones al país.

Acerca de esto, Rivera señaló que se debe tomar en cuenta las recomendaciones, pero también evaluarlas y ajustarlas a si los cambios son viables o no, según lo que ha sucedido en el país.

Según el exfuncionario, lo más importante actualmente es seguir apoyando el combate a la corrupción y la clave fundamental es la investigación interna en las instituciones, además consideró en que se debe dotar de mayores recursos económicos a las entidades de justicia.

“La investigación de la corrupción corresponde al MP y a la Contraloría General de Cuentas, por lo cual se deben fortalecer con recursos, personal y logística”, resaltó.

Sobre la necesidad de fortalecer las instituciones, Melgar aseguró que “es absurdo que el Ministerio Público solo tenga 35 sedes en más de 300 municipios”.

El esfuerzo debe ser para tratar de resolver todos los problemas y uno de los “más graves” es la ausencia del MP en gran parte del territorio nacional y reforzar que se brinde atención en idiomas mayas.

Función de la CICIG

A criterio de Rivera, el mandato de la CICIG es específico, y sobre esa base debe hacer su trabajo, pues de lo contrario va a existir confrontación.

En ello no coincidió Melgar, pues opinó que el mismo no está claro. “En un artículo dice que para alcanzar los objetivos, la CICIG puede hacer cualquier actividad enmarcada en la Constitución”, dijo.

En tanto, el exviceministro aseguró que el tratado que dio vida a la CICIG también está sujeto a revisión.

Finalmente, Rivera señaló que es momento de superar la crisis para seguir trabajando en los temas de común acuerdo y que los funcionarios deben apoyar a CICIG, “no importando quién la dirija”.

“Si no hay una coordinación efectiva entre las instituciones de Gobierno, el Ejecutivo, la CICIG y el MP los resultados no van a ser satisfactorios”, dijo el exfuncionario.

Para Melgar, “la justicia es una serie de engranajes que se van moviendo simultáneamente, pero si uno funciona bien y otros están oxidados, esta no camina”, por lo cual consideró que llegó el momento de cerrar el capítulo de la confrontación.

Melgar no compartió la idea que cualquier persona pueda ocupar el cargo de comisionado, pues los dos anteriores que estuvieron al frente de la CICIG no dieron mayores resultados.

Por aparte, el exfiscal se refirió a los cambios que necesita el país y aseguró que hay que hacer leyes nuevas, pero se necesitan diputados “que quieran subirse al carro de la justicia y construir un país diferente”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo